5 de noviembre de 2017 01:33 AM
Imprimir

Etchevehere : Urgencias de gesti贸n

El entrerriano Luis Miguel Etchevehere tiene 54 a帽os, y proviene de un fuerte linaje radical. Su bisabuelo fue gobernador de la provincia por la UCR, y su abuelo candidato a vicepresidente de la Naci贸n en la f贸rmula en la UDELPA con Aramburu. Su nombre cobr贸 relevancia en 2008, cuando el conflicto por la 125 moviliz贸 […]

El entrerriano Luis Miguel Etchevehere tiene 54 a帽os, y proviene de un fuerte linaje radical. Su bisabuelo fue gobernador de la provincia por la UCR, y su abuelo candidato a vicepresidente de la Naci贸n en la f贸rmula en la UDELPA con Aramburu.

Su nombre cobr贸 relevancia en 2008, cuando el conflicto por la 125 moviliz贸 a los productores a las rutas y a la creaci贸n de la Mesa de Enlace que unific贸 a las cuatro entidades del campo, que hasta ese entonces transitaban caminos distanciados.

Y si bien en aquellos d铆as la voz m谩s escuchada en Entre R铆os fue la del 鈥渕elli鈥 Alfredo de 脕ngeli (surgido de la FAA y hoy senador Nacional), el entonces delegado de Sociedad Rural Argentina Etchevehere comenz贸 a manifestarse en duros t茅rminos en contra de la pol铆tica nacional para el campo. Eso le vali贸 que en 2010 fuera electo vicepresidente segundo y en 2012 presidente de la entidad.

Dos a帽os despu茅s salt贸 a la opini贸n p煤blica un conflicto denunciado por el Registro Nacional de Empleadores y Trabajadores Agrario, que realiz贸 inspecciones en establecimientos de la familia, donde se detectaron trabajadores en condiciones irregulares de registraci贸n, y por el vaciamiento de SAER.

De aqu铆 en adelante, le cabe una importante responsabilidad de gesti贸n. En el marco de fuertes reformas y con un escenario de apertura al mundo que el flamante ministro ha defendido p煤blicamente, se necesitan planes de trabajo a largo plazo que le devuelvan la competitividad a las econom铆as regionales. En este sentido, el anunciado achicamiento del Estado y de organismos de control clave como el SENASA abren interrogantes respecto del futuro.

La cuenca lechera, m谩s acuciada que nunca por las urgencias, est谩 primera en el mostrador a la espera de un programa de fomento interno y hacia afuera, que el saliente Buryaile y su subsecretario Sammartino nunca terminaron de aplicar.

Fuente: El Litoral

Publicidad