5 de noviembre de 2017 14:06 PM
Imprimir

Con aplicaciones selectivas se puede ahorrar en herbicidas

Las pulverizadoras equipadas con sensores de malezas permiten realizar tratamientos específicos donde están presentes las malezas más problemáticas.

Entre las diversas problemáticas que enfrenta el productor en la actualidad, las malezas ocupan un lugar destacado. En este contexto, especialistas del INTA Manfredi, Córdoba, recomiendan el uso de sensores de malezas por su capacidad para realizar aplicaciones específicas y concentradas, sólo sobre las plantas y no sobre el suelo, lo que ayuda a reducir la resistencia, la deriva, los costos y el impacto ambiental.

De acuerdo con Juan Pablo Vélez –técnico del proyecto Agricultura de Precisión del INTA Manfredi– resulta “clave” que los productores se perfeccionen en la incorporación de técnicas y tecnologías que hagan más eficiente el combate de las malezas resistentes.

Para esto, el especialista ponderó al detector de malezas por presentar excelentes resultados a campo: “Los sensores realizan un control selectivo; esto aumenta la eficiencia y permite ahorrar hasta un 90 % en herbicidas, con los consecuentes beneficios asociados con la reducción de los costos y del impacto ambiental”.

Estos equipos identifican a las malezas, a partir de los cinco centímetros de alto, y las rocían con el caldo, por lo que la aplicación resulta específica y concentrada. Esta acción tiene numerosos beneficios entre los que se destacan la reducción de desperdicios de herbicidas y la disminución de costos e impacto ambiental. Asimismo, Vélez señaló que “esta tecnología reduce considerablemente la deriva, no sólo por el bajo volumen de aplicación sino también por el tipo de rociado de gota grande, con la ventaja de poder trabajar con cierta presencia de viento y disminuir, en gran medida, los riesgos en las aplicaciones periurbanas”.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Supercampo

Publicidad