6 de noviembre de 2017 11:12 AM
Imprimir

Granos: el foco del mercado sigue en la demanda y en Brasil

Localmente los precios a futuro de soja continúan siendo muy atractivos. En cuanto al maíz y el trigo, hay pocos elementos alcistas que podrían ejercer una suba marcada en las cotizaciones.

Esta semana se viene el reporte del USDA y los ojos del mercado parecen volver a Estados Unidos. Los analistas publicaron sus proyecciones de rendimiento y producción para el país del norte, y como lo hicieron con aumentos, los mercados se resintieron. Pero la demanda y el clima sudamericano siguen manteniendo a los operadores expectantes, sobre todo en soja, donde no hay espacio para errores.

El dinamismo de la demanda provoca que este mercado tenga una volatilidad especial, que se contagia el resto de los productos.

Localmente los recientes vaivenes del dólar han tenido a la expectativa a los productores, pero más allá de algunos que en los $4.500 vieron la posibilidad de vender a un valor óptimo, la atención está puesta más en las cotizaciones del nuevo ciclo, donde el futuro cotiza en dólares. Pero igualmente tuvimos cifras interesantes.

Vale la pena destacar que la moneda norteamericana se viene revalorizando y se espera que en lo sucesivo las tasas de interés empiecen a subir. Esta situación está limitando las alzas en el mercado de granos.

Pasando a las expectativas para el reporte del USDA que se difundirá el próximo jueves, algunos analistas arriesgaron algunas cifras, y apuntaron a 1 millón de toneladas más de soja y 3 millones más de maíz. Lo que generaría un reporte bajista en principio. Después veremos el dato real frente a lo esperado.

Pero dejando de lado la oferta del ciclo que está cerrando en Estados Unidos, y que por tanto ya no debería tener tanta volatilidad, donde ahora hay que focalizar es en la marcha de la demanda y las perspectivas del nuevo ciclo sudamericano.

La semana pasada marcábamos que se proyectaban lluvias sobre la zona seca de Brasil. Finalmente, llegaron y al mismo tiempo la siembra fue avanzado, pero las precipitaciones fueron muy leves, por lo que se sigue notando una demora, y la preocupación además se traslada al estado de los lotes ya implantados.

En lo que hace a la demanda, seguimos viendo muy buenas señales en el mercado de soja, donde las exportaciones semanales de Estados Unidos superaron las expectativas de los analistas. Adicionalmente también Brasil espera que los embarques trimestrales hacia China terminen en niveles muy altos.

Pero la novedad está siendo ahora que también vemos una demanda activa sobre maíz.

Las exportaciones semanales de EE.UU. volvieron a superar las expectativas, y se publicaron importantes negocios puntuales. Sumando esto al hecho de que el maíz bajó mucho, con una posición vendida de parte de los especuladores muy grande, vemos que los datos bajistas ya fueron trasladados a los precios.

Lamentablemente, en maíz no vemos muchos elementos alcistas de los cuales tomarnos. Lo único que podemos proyectar es que al sembrarse tarde la soja en los estados del norte de la zona productiva de Brasil, los lotes se desocuparán tarde también, y la siembra de maíz podría demorarse. Esto incrementaría el riesgo de que los rindes bajen.

El mercado de trigo sigue siendo el más complejo. Los stocks remanentes de campañas anteriores siguen siendo altos, a pesar del recorte del año pasado sobre Estados Unidos. También vemos problemas productivos en Australia, pero que ya están tomados en los precios. El problema más serio es la gran cosecha de la zona del mar Negro. Especialmente Rusia. Sus precios son tan competitivos que llevan a los valores a la baja y cortan cualquier intento de suba.

Trasladando todo el panorama a nuestro país, las bajas como las subas no fueron tan fuertes. Se sigue observando retracción de ventas, y una situación particular en trigo donde se avecina la cosecha, se gatillarán ventas, y esto limitará las alzas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad