6 de noviembre de 2017 23:35 PM
Imprimir

Preiniciadores en avicultura, una nueva visión

El uso de dietas especiales al principio de la vida del pollo parece relacionarse también con un mejor rendimiento de la canal y un incremento de su calidad.

Tradicionalmente se le ha dado cierta importancia al empleo de dietas especiales de pre-inicio  o preiniciadores en los pollos de carne.

nutrición avicultura

 

El papel de los pre-iniciadores

Pero otro condicionante es que, además, los procesos fisiológicos que tienen lugar durante el periodo de arranque del pollo no se han modificado.

Si antes decíamos que el pollo precisa de entre 7 y 10 días para completar su desarrollo intestinal y su producción de enzimas, estabilizar su flora bacteriana intestinal y completar su desarrollo del sistema inmune esto es igualmente válido ahora, sólo que le tiempo de reacción posterior se ha reducido sensiblemente.

Pero nuevos desafíos han aparecido en este tiempo, relacionados con el uso de antibióticos y con la calidad de canal. El gran desarrollo del pollo, con elevadas tasas de consumo y crecimiento, genera una serie de problemas fisiológicos que incrementan una serie de complicaciones fisiológicas que afectan a la  calidad de canal (en los últimos tiempos, sobre todo de calidad de carne de pechuga). Esto supone una nueva oportunidad para los alimentos preiniciadores que trataremos de explicar.

 

 

Orientados al aumento del peso corporal

Los trabajos realizados anteriormente con el uso de este tipo de alimento se orientaban al aumento del peso corporal de los pollos al sacrificio.

Se observó entonces que dietas de preestarter aseguraban un mejor peso corporal a los 7 y 14 días, de forma estable y significativa en casi todos los casos.

Desafortunadamente, esta diferencia se iba diluyendo conforme se incrementaba la edad de los animales, de modo que a los 45 o 50 días la diferencia, si bien numéricamente era positiva (o incluso estadísticamente significativa), no resultaba rentable en términos de coste para las empresas.

Esto hizo que muchas de ellas redujesen su uso o incluso que, en aras de una mayor flexibilidad logística, en muchas desapareciera como alimento especial.

 

Pre-iniciadores, mejoran la calidad de la carne

Pero algunos trabajos recientes parecen indicar que el uso de alimentos de preinicio especiales mejoran algunos aspectos de calidad de carne (como la pechuga de madera o el White Striping) o pueden ayudar a incrementar el rendimiento de canal. Y esto sí sería de interés desde un punto de vista económico.

Esto sin contar con que un incremento de peso a los 14 días puede ser ahora mucho más trascendente en relación al peso final que hace algunos años.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: avicultura.info

Publicidad