7 de noviembre de 2017 11:10 AM
Imprimir

Comienza la campaña de langostino

Será financiada por las empresas. El jueves por la tarde o viernes por la mañana zarpará el Bogavante Segundo para evaluar el estado del recurso. La información es fundamental para conocer qué deparará la próxima temporada. Bajos rendimientos en Rawson, el Golfo San Matías y en el paralelo 41º S.

Una vez más el sector tangonero se destaca por apostar al manejo conjunto con los investigadores. La iniciativa surgió a principios de año, luego de una entrevista de REVISTA PUERTO a los responsables del Programa Crustáceos del INIDEP, en la que plantearon la importancia de realizar campañas de la forma que fuere, con barcos de investigación o comerciales. La propuesta fue recogida por el responsable de la empresa Newsan, Miguel Glikman, quien invitó a sus colegas a participar y todos en CAPECA aceptaron.  Fue el puntapié inicial que permitió volver a contar con datos de la pesquería y ahora se repite con la incorporación de algunas empresas nucleadas en otras cámaras.

Por segunda vez en el año se realizará una campaña de evaluación del langostino gracias a la colaboración de las empresas nucleadas en CAPECA, algunas de CAPIP y tres empresas marplatenses. Quienes no colaboraron con la financiación, pese a ser beneficiarios de la información que de allí surja, son los fresqueros de Mar del Plata y la flota de Rawson. La firma Iberconsa pone nuevamente a disposición el buque Bogavante Segundo para relevar la presencia de recurso en el Golfo San Jorge y litoral de la Provincia del Chubut,

El buque se comportará durante toda la campaña exclusivamente como un buque de investigación científica y el objetivo planteado por el Programa de Crustáceos del INIDEP es verificar la presencia de concentraciones de langostino accesible y vulnerable a la red tangonera comercial, el análisis de la distribución espacial de las hembras maduras y las impregnadas, obtener muestras de zooplancton y realizar cuantificación y muestreos de captura incidental.

Esta información es fundamental para poder tener un panorama de lo que pueda suceder en la temporada 2018. Paula Moriondo y Juan de La Garza, los responsables del Programa, estarán a cargo de la campaña. Se embarcarán este mismo jueves y buscarán comprobar cuál fue el nivel de escape que alcanzó el langostino durante la temporada 2017. El número de reproductores y las condiciones de las larvas les permitirán tener una aproximación al estado del recurso.

La campaña tendrá una duración de 15 días de trabajo más los días de navegación y se evaluarán las áreas comprendidas entre las latitudes 43°00’ y 45°00’ S, al oeste de 064°00’ W y entre las latitudes 45º00’ y 47°10’ S, al oeste de 065°00’ W.

Recodemos que desde el INIDEP han confirmado que el aumento de las capturas está dado por el incremento de la presión pesquera; si ello impactó en la pesquería se sabrá luego de la evaluación que realicen los especialistas.

Los últimos datos de captura en diferentes zonas no son buenos, pero no hay alarma dado que por el momento se está repitiendo la misma situación que en 2016. En Rawson las capturas no son buenas, la mayoría de los barcos llegan sin completar y los lances van de 3.000 a 300 kilos. Crece el rumor de que quienes están teniendo mejores rendimientos son los que están ingresando ilegalmente al área de esfuerzo restringido. Pese a las magras capturas hay tranquilidad, toda vez que en 2016 no se logró dar con el recurso hasta fines de noviembre.

En el sector norte, a la altura del paralelo 41º S las capturas son de bajas a nulas; muchos barcos, ante una gran cantidad de lances sin un solo kilo de langostino, decidieron retornar a puerto. El año pasado la pesca en esta zona duró hasta diciembre, pero este año con una mayor presencia de barcos apenas se llegó a noviembre.

En el Golfo San Matías, en cambio, el panorama no es muy alentador. No encuentran marca de langostino por ningún lado y los pescadores están preocupados. El año pasado en septiembre comenzaron los primeros desembarques y para noviembre la temporada había iniciado. Con un panorama de capturas extraordinarias, la mala administración provincial propició el aumento de flota y hoy se encuentran con 100 lanchas y sin langostino.

Este último caso es un claro ejemplo de la importancia que tiene para la pesquería de langostino establecer un manejo responsable, basado en la información científica. Y es por ello que la realización de esta campaña en aguas de Chubut, para conocer el estado del recurso y el impacto de la pesca sobre los reproductores, resulta imprescindible.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: REVISTA PUERTO

Publicidad