7 de noviembre de 2017 20:34 PM
Imprimir

Medir desde tu explotación ganadera, y de forma instantánea, los contenidos en grasa o proteína de la leche

Conocer al detalle la composición nutricional de la leche de vaca de manera instantánea e individualizada sin necesidad de pasar por el laboratorio. Eso es lo que ha logrado un equipo de investigadoras del grupo de investigación AGR-128 de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y de Montes de la Universidad de Córdoba, encabezado […]

Conocer al detalle la composición nutricional de la leche de vaca de manera instantánea e individualizada sin necesidad de pasar por el laboratorio. Eso es lo que ha logrado un equipo de investigadoras del grupo de investigación AGR-128 de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y de Montes de la Universidad de Córdoba, encabezado por las profesoras Dolores Pérez Marín y Ana Garrido Varo.

Han utilizando un instrumento portátil que puede desplazarse a cualquier lugar y medir en décimas de segundo los componentes más característicos de la leche como la proteína, la grasa o el extracto seco, lo que permite un ahorro considerable de tiempo, al no tener que enviar las muestras a un laboratorio y esperar los resultados.

El nuevo sistema, a diferencia de otros que analizan de manera global todo el lote de la explotación ganadera, permite conocer de forma individualizada la calidad nutricional de la leche de cada animal, por lo que en el caso de que los parámetros nutricionales no sean los adecuados, se pueden focalizar las actuaciones y operar sobre la dieta de los animales concretos que presentan anomalías en su composición láctea.

El dispositivo utilizado se basa en lo que se conoce como tecnología NIR, que emplea la radiación procedente del infrarrojo cercano para caracterizar productos y cuya principal ventaja, aparte de su rapidez, es que es no invasivo, es decir, no altera los elementos que analiza.

La unidad portátil que se utiliza para medir los componentes lácteos en la propia explotación vacuna parte de una información transferida previamente desde un equipo de laboratorio a través de modelos matemáticos. Este equipo contiene una base de datos realizada con más de medio millar de muestras de leche fresca que se utilizan como referencia.

La investigación, realizada junto con el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario de Asturias (SERIDA), forma parte de un proyecto del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) con el que continuarán trabajando para avanzar en el campo de lo que se denomina ganadería de precisión: el uso de sensores junto con las tecnologías de la información y la comunicación para mejorar la vigilancia y eficiencia del ganado en los procesos de producción.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: www.campocyl.es

Publicidad