7 de noviembre de 2017 23:30 PM
Imprimir

Uruguay comienza trilla de cultivos de invierno con incertidumbre de rendimiento por lluvias

Se estima que esta semana, se coseche en algunas chacras de cebada en el departamento de Paysandú. En estos días, se ingresa en la recta final con los ciclos que se han alargado un poco por como vino el año en cuanto a lluvias y sin golpes de calor en las anteriores semanas. “Seguramente, entre […]

Se estima que esta semana, se coseche en algunas chacras de cebada en el departamento de Paysandú. En estos días, se ingresa en la recta final con los ciclos que se han alargado un poco por como vino el año en cuanto a lluvias y sin golpes de calor en las anteriores semanas.
“Seguramente, entre el 10 y 15 comenzarán a aparecer las trillas en las primeras chacras de cebada en el departamento”, señaló a EL TELEGRAFO el ingeniero agrónomo Luis Simean. Reconoció que fue un año “muy particular, en el que hubo un daño importante por el exceso de precipitaciones, sobre todo en los estadios vegetativos del cultivo”. La expectativa para el gerente de Copagran, filial Paysandú, es ver en los últimos días “cómo termina de llenar el grano la planta. Sabemos que habrá una afectación en el rendimiento, pero esperemos que sea lo menos posible”, acotó.
Entiende que hay “una variación muy grande entre chacras, con situaciones totalmente diferentes dependiendo el caso. Pero sí hay una afectación importante, en el orden del 25 a 30%, de lo que sería un rendimiento normal”.
Para Simean, todo dependerá de cómo termine esta recta final. “No se verificaron tantos episodios de lluvia que afectaran la espigazón y la calidad. Se aguarda un grano de recibo a nivel industrial y sin problemas de calidad, cerrando una zafra no tan mala como parecía hace algunos meses”, dijo. Las zonas que recibieron entre 80 y 100 milímetros hace algunas semanas, “incluso regiones en donde las lluvias fueron mayores, deben tener los cultivos afectados”, explicó Simean.
Con respecto al trigo, también están adelantados como la cebada, “porque eran siembras tempranas, aunque el área para este año es muy reducida y comenzará a cosecharse con diferencia de pocos días con la cebada”. Es más, el profesional sostiene que “sin mediar contratiempos, a fines de noviembre ya estaría prácticamente todo el grano en los silos”.
En cuanto a los precios de mercado, indicó que “estamos con valores muy deprimidos. Para la cebada no hubo la recuperación de trigo que todos esperábamos que tendría el trigo en cebada –el precio de la cebada está atada al valor del trigo Chicago– y hoy hablamos de U$S 162 la tonelada, bastante por debajo de las expectativas que teníamos”.
Sobre el trigo, dijo que “es una incógnita; habrá que ver qué volumen de trigo hay efectivamente al momento de la cosecha y cómo salen a trabajar los molinos”. También dependerá de las calidades que salgan del grano “y hoy nadie se anima hacer negocios a futuro porque es una incógnita lo que puede suceder con las calidades”.
“Hablamos de precios deprimidos, en el entorno de U$S 160 en Nueva Palmira, como referencia actual. En cuanto a la colza, Simean manifestó que “los números son más reducidos, aunque el cultivo tiene números más interesantes, porque viene atada al precio de la soja que se ha sostenido en los últimos meses y hoy se está hablando de U$S 326 para la soja puesta en Montevideo.
DESAFÍOS SANITARIOS
En su último boletín, el Grupo Trigo advirtió sobre los nuevos desafíos sanitarios en el trigo. Carolina Silveyra, del equipo técnico de Calmer, consideró que el problema de bacteriosis está siendo bastante generalizado. “Los cultivos han estado estresados con eventos de vientos fuertes. Las hojas se dañan y la bacteria tiene todas las condiciones para colonizar”, dijo. Algunos cultivos quedaron sin hoja afectados por bacteriosis, como ya habían informado semanas atrás técnicos de otras zonas. Braulio Laurino, de Copagran, expresó a TodoElcampo que “es difícil poder hacer una estimación de rendimiento hoy. Hay cultivos que vienen bien, otros que vienen golpeados por exceso hídrico y estos cultivos que se quedaron sin hoja y que ph y calidad del llenado sea afectado”. Además estimó que el 20% del área está afectada totalmente por bacteriosis y el 40% aproximadamente afectada parcialmente.
ROYA ESTRIADA
Laurino también mencionó a Grupo Trigo que se han registrado casos de roya estriada en casos puntuales y se realizaron los tratamientos necesarios, explicó la especialista. “Tema fusarium en esta zona no se han visto de forma notoria”, añadió.
La expectativa de producción es claramente inferior a la del año pasado, con los cultivos afectados por condiciones climáticas adversas a lo largo del ciclo. La cosecha se espera que comience la última semana de noviembre.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: el telegrafo

Publicidad