8 de noviembre de 2017 12:00 PM
Imprimir

El búfalo en su lugar

La actividad bubalina atraviesa un buen presente, con un incremento en el número de productores y buenos valores en la comercialización. Una especie que produce en condiciones casi extremas, y que prepara su 2º fiesta provincial en Caá Catí.

A fuerza de buenos resultados productivos en ambientes desfavorables y una excelente calidad en carnes que hoy se sirve en los restaurantes más exclusivos del país, el búfalo va ganando su lugar en los campos difíciles de Corrientes y el NEA. Son cada vez más los productores que apuestan a esta noble especie y se suman canales para su comercialización, con una demanda creciente y sostenida en todas sus categorías.
Mayor longevidad, mejores pesos al destete y buenas ganancias diarias en campos difíciles, son algunas de las muchas cualidades que tiene la producción de búfalos en el NEA. En Corrientes, la especie se viene afianzando desde hace varios años, a medida que los productores conocen sus bondades productivas y la calidad de las carnes que produce este animal.

El trabajo de promoción y difusión de esta especie que realizan las entidades que nuclean a los productores es más que importante. Desde la Asociación para la Producción y Desarrollo del Búfalo en Argentina (Abuar) y la Asociación Argentina de Criadores de Búfalos (Aacb) se viene trabajando fuertemente en diversas actividades, que van desde jornadas a campo hasta incluso la Expo Búfalos, que se realiza cada otoño en la Sociedad Rural de Corrientes, con la mayor concentración de reproductores bubalinos del continente.
No obstante, desde el año pasado se sumaron otros dos eventos comerciales, que permiten que los productores puedan vender y comprar búfalos por el canal de la subasta. Uno de ellos es el Remate Especial de Invernada Bubalina, que ya tuvo su edición 2017 el viernes pasado en la Sociedad Rural de Corrientes, con la firma Reggi y Compañía SRL.
El restante, que este año se realizará el primer fin de semana de diciembre, es la Fiesta Provincial del Búfalo, que tiene lugar en la Sociedad Rural de General Paz, en Caá Catí, localidad recientemente declarada “Capital Provincial del Búfalo”, ya que en sus campos concentra alrededor del 30% del stock bubalino provincial.
La semana pasada en la pista de Riachuelo, el remate especial de invernada bubalina mostró valores más que interesantes para los bubillos destete 2017. Pero más allá de esta cuestión, se debe resaltar que muchos compradores de esta invernada y los lotes de bubillas preñadas o para servicio, son nóveles productores que se van sumando a la actividad.
“Vemos que hay mucha gente interesada en sumarse al búfalo; es una especie que da buenos resultados en algunos potreros donde al bovino le puede costar más”, analizó Federico Galdames, socio-gerente de Reggi y Compañía SRL, al finalizar el remate especial del viernes pasado. En cuanto a los valores, Galdames sostuvo que “hemos superado ampliamente las expectativas, con ventas bastante por encima de lo que esperaban los remitentes”.
El presidente de la Sociedad Rural de Corrientes, Marcelo Aguilar, remarcó la concentración de búfalos que se dio en los corrales de Riachuelo. “Tuvimos un encierre de más de 700 búfalos y eso habla de lo bien que se desenvuelve la especie en nuestra zona; sumado eso a la Expo Búfalos que todos los años tenemos en otoño, donde también se concentran 600 animales registrados, nuestro predio se convierte en el principal centro comercial del búfalo a nivel nacional”.
Por su parte, Francisco Velar, criador de búfalos en el departamento General Paz, se mostró más que satisfecho por la actualidad de la especie. “La invernada anduvo muy bien en este remate, siempre unos pesos por debajo del bovino; pero esta especie produce bubillos de 180 o 200 kilos al destete en campos donde un ternero no podría tener esas ganancias de peso, y eso es lo que hay que valorar”, señaló el también dirigente de la SRC.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Litoral

Publicidad