9 de noviembre de 2017 11:16 AM
Imprimir

Leucosis aviar en un loro Amazonas de frente blanca

La leucosis aviar es una enfermedad causada por un retrovirus que produce tumores. Es necesario limpiar y desinfectar las instalaciones en las que ha vivido el paciente para evitar su propagación

María Jesús Chaves y Alicia Romero
Centro Veterinario Bormujos
www.centroveterinariobormujos.com

Se presentó en el centro un loro Amazonas de frente blanca (Amazona albifrons), macho, de 10 años de edad y 200 g de peso.

Su propietario indicó que había notado pérdida de visión, adelgazamiento y heces anormales en los últimos días. A pesar de ello, el animal comía con normalidad. Habitualmente tomaba alimento comercial específico para este tipo de aves, y fruta y verdura fresca. Convivía con otras cinco aves de la familia de las psitácidas, de diferentes especies, que se encontraban en perfectas condiciones.

El propietario comentó que sabía que hermanos de este ejemplar habían fallecido debido a tumores en distintas vísceras.

Procedimiento

Durante la exploración clínica se puso en evidencia que el animal se encontraba caquéctico, presentaba mucosas pálidas, temblores y debilidad.

Las heces eran muy mucosas, con porciones muy duras de color marrón oscuro y la fracción de uratos tenía color verdoso. Al microscopio óptico se observaron estructuras compatibles con huevos de nematodos.

Se explicó al propietario la posible procedencia metabólica de sus síntomas y se recomendó realizar una analítica sanguínea completa y radiografías. Durante la manipulación, y tras la extracción de sangre, el animal falleció.

Debido al desconocimiento de la causa y al miedo de una posible afectación de las demás aves con las que convivía, se decidió estudiar el caso con una analítica post mortem y una necropsia.

Se determinó el hematocrito mediante centrifugación de la sangre con tubos de microhematocrito y se realizó una bioquímica sanguínea completa. También se hizo contaje de heterófilos (glóbulos blancos) en cámara de Neubauer y un frotis sanguíneo.

Los resultados aparecen en la tabla.

 

Evaluación de la analítica

En el frotis sanguíneo se apreció anemia normocítica y normocrómica, lo que apunta a una anemia no regenerativa que, en las aves, puede ser debida a enfermedades infecciosas, neoplasias, enfermedad inflamatoria o renal crónica, hipotiroidismo u otras enfermedades inflamatorias crónicas.

Figuras 3 y 4. Fotos del recuento leucocítico en cámara de Neubauer y frotis sanguíneo, respectivamente. En ambas imágenes se observan glóbulos rojos (alargados y núcleo simple) y heterófilos tóxicos (células redon¬deadas con núcleo lobulado muy basófilo).

En el recuento de heterófilos se apreció un aumento significativo de heterófilos tóxicos, lo que indica una enfermedad sistémica grave, como pueden ser procesos infecciosos (bacterias, hongos, virus o parásitos), o bien procesos no infecciosos (traumatismos, tóxicos o estrés).

La creatin quinasa es una enzima específica del músculo (esquelético, cardiaco y liso) y del cerebro. En este caso pensamos que su aumento podía corresponder con una lesión del sistema nervioso central (la ceguera que describía el propietario y los temblores que manifestaba en la consulta).

La relación calcio:fósforo era normal, mayor a 1. Pero el leve aumento del fósforo podría corresponderse con insuficiencia renal (aunque no está tan correlacionado como en otras especies que presentan esta patología).

El ácido úrico no siempre es indicativo de insuficiencia renal en aves, ya que a veces existe PU/PD y daño renal grave con valores normales de este ácido.

Figura 5. Imagen del análisis coprológico al microscopio, en la que se observan estructu­ras compatibles con huevos de nematodos.

Necropsia

En la necropsia se detectó líquido libre amarillento por toda la cavidad celómica y anomalías en hígado, bazo y riñones (que fueron enviados al laboratorio para su estudio histopatológico) y una muy pobre condición corporal, a pesar de tener la molleja llena de alimento.

Figuras 6-9. Fotografías de la necropsia. Llama la atención el tamaño aumentado del hígado (que ocupa prácticamente la totalidad de la cavidad celómica) y su coloración. Al elevar el hígado se aprecian dos estructuras pequeñas piriformes de color blanquecino que se corresponden con los testículos. Y justo debajo de estos, dos estructuras alargadas (trilobuladas) que se corresponden con los riñones; el izquierdo presenta una coloración verdosa anormal, mucho más marcada en el lóbulo craneal. Por último se puede ver hígado, bazo y corazón, ya extraídos del cuerpo del animal.

Los resultados de la histopatología fueron:

  • Hígado: intensa congestión de los vasos de mediano y gran calibre con hemorragias focales. Degeneración difusa de hepatocitos. Grave infiltración difusa de los sinusoides y de los espacios portales, especialmente a partir de los vasos de mediano calibre, de heterófilos inmaduros con numerosas figuras de mitosis.
  • Riñón: marcada congestión de los capilares intersticiales y vasos de mediano y gran calibre. Intensa tubulonefrosis con infiltración difusa de heterófilos inmaduros en su intersticio.
  • Bazo: infiltración difusa de heterófilos en la pulpa esplénica roja y blanca.
  • Se concluyó como diagnóstico que el animal padecía leucosis aviar.

Discusión

La leucosis aviar es una enfermedad causada por un virus de la familia Retroviridae, que produce tumores (linfomas) en hígado, bazo, riñones, ovario y bolsa de Fabricio, que pueden ser nodulares o difusos.

Hasta ahora, esta enfermedad se ha descrito en pollos de granja y con menor frecuencia en otras gallináceas como perdices, codornices o faisanes. La transmisión puede ser tanto horizontal, por vía aerógena principalmente, como vertical a través del huevo.

La sintomatología más frecuente en las aves de granja afectadas es emaciación o caquexia y palidez de la cresta y barbilla, y en algunas aves, aumento del tamaño del abdomen como resultado del aumento del hígado. Ya en el examen post mortem se aprecian los tumores en los órganos antes mencionados.

Tras lo expuesto, nuestra recomendación para los propietarios fue: limpiar y desinfectar todas las instalaciones en las que el animal hubiese vivido, desparasitar al resto de aves con las que convivía y realizar una vigilancia estrecha de los animales para detectar cualquier posible signo.

http://argos.portalveterinaria.com/noticia/13744/exoticos/leucosis-aviar-en-un-loro-amazonas-de-frente-blanca.html

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Portal Veterinario

Publicidad