9 de noviembre de 2017 11:38 AM
Imprimir

México saca poco provecho a la carne de búfalo

Además de carne, en el búfalo es posible obtener otros productos como el queso.

La producción del búfalo de agua es uno de los cárnicos más baratos en el País, debido a sus bajos costos en alimentación, pero esta industria aún es desaprovechada.

Una de las mayores ventajas para la crianza de esta especie, originaria de la India, es el reducido gasto destinado a su dieta, pues no es necesario incluir granos de importación como el maíz amarillo, afirmó Ismael Coronel, presidente de la Asociación Mexicana de Criadores de Búfalos (Amexbu), conformada por 37 productores del País.

El búfalo come casi cualquier tipo de pasto que se da en la naturaleza, así como cortezas de árboles, agave o nopal, pero su alimentación se realiza bajo supervisión, explicó Coronel.

Así que el gasto es casi nulo, se les da algunos minerales como complemento cada tres meses; el costal de 25 kilos puede ir desde 100 hasta 230 pesos, según la marca elegida, y alcanza para un hato de 50 cabezas.

“Teniendo buenos pastos no necesitamos suplementarlos con nada porque para las ganancias de peso, lo tenemos documentado con algunas universidades del País y algunas empresas, no ocupamos selección de granos para ganar esos pesos que tenemos y esa calidad excelente que la del bovino”, afirmó.

En lo que respecta a los bovinos (carne de res), después del periodo de destete, que es alrededor de los 10 meses, el animal pasa a la etapa de desarrollo donde el gasto en alimentación es de un promedio de 3 mil pesos y el 50 por ciento es para la compra de granos, refirió Juan Pablo Franco, presidente de la Unión Ganadera Regional de Aguascalientes.

En la fase de engorda (podría alcanzar hasta los 600 kilos), el costo en alimentación es de alrededor 4 mil 200 pesos, donde 57 por ciento de ese valor corresponde al maíz, informó Franco.

Además de carne, en el búfalo es posible obtener otros productos como el queso.

Para un kilo de queso con leche de vaca se requieren entre 10 y 11 litros, pero con la leche de búfala se demandan entre 4.5 y 5 litros, destacó Coronel.

Debido a que la oferta de la carne de búfalo aún no es muy extensa, el precio al consumidor alcanza precios altos, refirió Mario Miele, dueño del restaurante La Piccola Trattoria.

Por ejemplo, en dicho establecimiento, la pieza de arrachera marinada con algunas especias, que pesa entre 245 y 260 gramos, vale 100 pesos.

El precio de la pieza de búfalo, en promedio, es 33 por ciento más alto que la de res, aunque en la segunda hay una gran variedad de marcas, precios y presentaciones.

Enrique López, director de la Asociación Mexicana de Engordadores de Ganado Bovino (Ameg), dijo que si en algún momento se iguala la oferta de los productos de búfalo con los de res, ambos podrían competir y convivir en el mercado mexicano, pues el consumidor tiene diversos gustos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad