13 de noviembre de 2017 15:01 PM
Imprimir

Maíz 2017/2018: tecnología de punta en modelos asociativos

Tomás encaró para esta campaña de maíz 2017/2018 un modelo progresivo de manejo de nutrientes por ambiente, a la vez que se incorporaron esquemas de siembra y fertilización variable. El objetivo: optimizar los costos económicos y ambientales a partir de la incorporación de tecnología de punta. El secreto: los modelos asociativos con productores y contratistas. […]

Tomás encaró para esta campaña de maíz 2017/2018 un modelo progresivo de manejo de nutrientes por ambiente, a la vez que se incorporaron esquemas de siembra y fertilización variable. El objetivo: optimizar los costos económicos y ambientales a partir de la incorporación de tecnología de punta. El secreto: los modelos asociativos con productores y contratistas.

“Este año en Tomás decidimos trabajar progresivamente con manejo de nutrientes por ambiente”, explica Juan Pablo Yaquinta, uno de los líderes del departamento de siembras propias y asociadas de la compañía.

Es que gracias a los esquemas de asociación sustentables que la empresa tiene con los propietarios de los campos y contratistas, la compañía una vez más apuesta a la implementación de tecnología de punta para poner en valor el negocio de sus clientes. Vale recordar que en la campaña 2016/17, Tomás sembró un total de casi 16.400 hectáreas de las cuales más de 11.000, es decir un 68%, se realizaron bajo distintos esquemas de sociedad.

Volviendo al maíz, para el presente ciclo básicamente se trabajó con fósforo y nitrógeno: “se realizaron análisis de suelo y se agregó fósforo en base a los rindes objetivos, pero manteniendo los niveles del suelo y en casos donde el negocio de siembra lo permite propendiendo a un aumento”, agrega Yaquinta.

La misma metodología se usó para la aplicación de nitrógeno, con la novedad de que se incorporó este año el uso de Nan (Nitrógeno incubado en anaerobiosis)  para corregir dosis en maíz. “Se tuvo en cuenta no sólo el nitrato que tiene el suelo sino el potencial de nitrógeno que puede aportar el mismo por mineralización durante el ciclo del cultivo”, especifica el líder de siembras de Tomás.

Otra de las novedades para esta campaña es la generalización del uso de zinc como tratamiento de la semilla de maíz, en pos de incorporar este micronutriente en el esquema de fertilización al cultivo. “Realmente estamos teniendo muy buenos resultados con respecto a ciclos anteriores”.

En Tomás, el objetivo principal no es disminuir la cantidad  de insumos utilizados, sino aumentar la eficiencia “manteniendo los suelos en los niveles productivos en que los recibimos e incluso aumentando cantidad de nutrientes en los lotes deficientes. Nos preocupa generalizar las buenas prácticas agrícolas con el objetivo de cuidar el recurso”, enfatiza Yaquinta.

Agricultura certificada

Y hablando de buenas prácticas, la empresa está comenzando con el proceso de capacitaciones para implementadores del programa de Agricultura Certificada de Aapresid.

“A través del departamento de producción de Tomás estamos comenzando este proceso para finalmente certificar siembras propias y asociadas. Nuestro objetivo es fomentar el programa en la zona oeste de la provincia de Buenos Aires”, explican en la compañía.

A nivel país, a la fecha se cuenta con un total de 100 mil hectáreas certificadas, ninguna de ellas en regiones como Casares, 9 de Julio o Pehuajó. “De ahí nuestra intención de empezar a trabajar fuertemente dentro del programa”, concluye Yaquinta.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad