13 de noviembre de 2017 16:35 PM
Imprimir

Estrategias de fertilización para el cultivo de papa

La utilización de Macro y Micronutrientes en la producción de papa permite apuntar a un óptimo rendimiento comercial y a una mejor calidad

El programa de fertilización del cultivo de papa debe asegurar la disponibilidad de nutrientes en cantidad y momento adecuados, para proveer un crecimiento óptimo del follaje y de los tubérculos. Una nutrición balanceada permite al tubérculo lograr un crecimiento superior. Los mayores consumos de nutrientes se dan cuando la planta está en la fase de llenado de tubérculo y disminuyen cuando este crecimiento se detiene. Una buena fertilización es clave no sólo para obtener más rendimiento y calidad, sino para resistir condiciones adversas como las bajas temperaturas, el estrés hídrico y las enfermedades.

A modo general, el cultivo extrae Potasio (K), Nitrógeno (N), Calcio (Ca), Azufre (S), Fósforo (P)y Magnesio (Mg). De ellos el Potasio y el Nitrógeno son los más importantes. Para un rendimiento de 50 ton/ha se espera que se consuman alrededor de 250 kg/ha de N, 320 kg/ha de K y 50 kg/ha de P.

El Nitrógeno es muy importante para el desarrollo foliar de la planta, porque ayuda a lograr una mayor tasa fotosintética y también estimula el crecimiento del tubérculo. Por otro lado, hay que tener precaución con las cantidades aplicadas, porque una abundancia del nutriente estimulará el excesivo crecimiento foliar en detrimento del tubérculo.

El Potasio es requerido por las plantas de papa en grandes cantidades, en especial durante la temporada de crecimiento para lograr más kilos por hectárea de producción.

En cuanto a los Micronutrientes es importante un suministro correcto y balanceado para tener un buen crecimiento del cultivo, y lograr altos rindes. Los más importantes son Boro, Zinc, Cobre y Manganeso.

Su suministro vía foliar como complemento de la fertilización base al suelo es muy eficiente y genera diferencias muy importantes.

Especialmente en la fase de crecimiento, utilizando Basfoliar® 25-10-17 SP a razón de 2,5 kg/ha con 4 aplicaciones, estimula los procesos de producción de alto rendimiento, ayuda a un cultivo sometido a condiciones adversas y mejora la adsorción de los productos fitosanitarios, además contiene micronutrientes y altos niveles de potasio de rápida asimilación y acción por vía foliar. Para las aplicaciones de potasio, Basfoliar® K a una dosis de 3kg/ha con 2 aplicaciones en la última etapa de desarrollo del cultivo es de rápida asimilación y acción por vía foliar. Su uso es indispensable para complementar la nutrición del cultivo en períodos de altos requerimientos nutritivos, también contribuye a preservar sus cualidades en postcosecha.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad