14 de noviembre de 2017 02:41 AM
Imprimir

Llegaron el langostino y los reclamos laborales a San Antonio

Junto con los primeros cajones de langostino del Golfo San Matías llegaron los reclamos laborales del sector marinería y comenzó una medida de fuerza ayer por la tarde. Piden por el precio del pescado, trabajo en negro, sueldos atrasados y ART.

El sábado llegó al muelle el primer barco con 15 cajones de langostino, pero luego comenzaron a llegar otros con 200 y 300 cajones que animaron a los pobladores de San Antonio Oeste cuando empezaban a desesperarse. Sin embargo la alegría duró poco, porque los marineros no recibieron la paga que habían acordado e incluso una tripulación completa fue despedida luego de que reclamara sueldos atrasados. Ante esta situación, Juan Pablo Gatoni, un joven dirigente, tras realizar desde el mes de agosto denuncias en el Ministerio de Trabajo que no fueron escuchadas, impulsó una medida de fuerza que mantiene, por estas horas, parado el puerto.

Los tripulantes reclaman un ajuste en el precio del pescado, ya que según habían acordado mediante un acta, se aplicaría un aumento del 25% a los 9 pesos por cajón de langostino que se pagó en 2016 y un 25% sobre los ítems fijos; pero la tripulación se encontró con la noticia de que los aumentos no se aplicarían.

Por otra parte existen tripulaciones que desde hace tres meses no cobran los sueldos, mientras que otros, cuando intentaron reclamar, fueron despedidos: “Los marineros del Don Darío hace tres meses que no cobran nada y ya no tienen para darles de comer a sus hijos y la tripulación del Fiesta fue despedida cuando reclamó por los sueldos adeudados”, dice Gatoni, parado frente al muelle del que asegura no saldrá un solo barco hasta tanto se regularice la situación de los tripulantes.

En agosto pasado, Gatoni  junto a sus compañeros se presentó en la delegación del Ministerio de Trabajo para plantear que no se estaba cumpliendo con las actas firmadas con el sector empresario, que no tenían un acuerdo homologado y que muchos tripulantes trabajaban en negro; pero no recibió respuestas. “Hicimos la denuncia el 17 de agosto en el Ministerio y no hicieron nada, por eso juntamos plata con cuatro compañeros y nos presentamos en el Ministerio, en Viedma, para que ellos hagan algo; acá hay barcos que no tienen ni ART”.

Al cierre de esta edición eran 15 los marineros que mantenían la medida de fuerza en el muelle, pero esperan que a partir del arribo de los barcos más tripulantes se sumen al paro: “Tenemos que homologar convenio en base al Acta de 2014 con precio dólar para el langostino; tienen que respetar la escala por barco; dejar de tener trabajadores en negro y garantizar la contratación de ART para que no queden compañeros tirados ante un accidente, como ocurre ahora”, concluye Gatoni.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Revista Puerto

Publicidad