14 de noviembre de 2017 12:57 PM
Imprimir

Jorge Torelli: “Con las cajas negras se achicará la faena en negro y la manipulación del peso”

Arrancaron las pruebas piloto para la colocación de cajas negras en frigoríficos. El rosarino Mattievich es uno de los establecimientos en donde las instalaron. “Estamos probando un equipo a través de Sipel SRL, una empresa rosarina, con la cual tuvimos una serie de reuniones técnicas para acordar una serie de protocolos que debíamos preparar, del […]

Arrancaron las pruebas piloto para la colocación de cajas negras en frigoríficos. El rosarino Mattievich es uno de los establecimientos en donde las instalaron. “Estamos probando un equipo a través de Sipel SRL, una empresa rosarina, con la cual tuvimos una serie de reuniones técnicas para acordar una serie de protocolos que debíamos preparar, del lugar donde se toman los datos”, anunció Jorge Torelli, gerente de esa empresa y vicepresidente de la Unión de Industrias Cárnicas Argentinas (Unica).

También comentó a Bichos de Campo que “ya comenzamos con la captura de datos y resta que la empresa termine de configurar el programa para poder capturar imágenes en la caja negra y grabarlas en el disco duro”. Una resolución publicada este lunes en el Boletín Oficial postergó por 60 días los plazos previstos para que todo el universo de frigoríficos disponga de estos equipos, previsto ahora para el 1° de marzo de 2018.

Respecto de la tecnología, para Torelli “es un mecanismo simple en su instalación, pero hay que analizar cada caso en particular de acuerdo al tipo de balanza que tengan, porque eso depende del protocolo de transmisión de datos que se implemente. Lo único a resolver es qué pasa si se corta la luz o qué sucede con la faena de emergencia, todas cuestiones a tener en cuenta por parte de los programadores”.

La intención final con esta tecnología “es la de contribuir al achicamiento de la faena en negro, y evitar la manipulación de pesos con los animales livianos. No puede ser que tengamos que faenar animales livianos, y que estemos reclamando porque podamos utilizar hormonas inyectadas artificialmente, cuando las únicas hormonas permitidas que son las naturales, alcanzan su máxima expresión cuando matamos al animal. Hay que tener en cuenta que hay que hacer una recría más larga”, explicó.

Por último, Torelli se refirió al contexto del negocio y evaluó que “el mercado interno está muy abastecido y el precio de la carne creció por debajo del precio interanual de la inflación”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Bichos de Campo

Publicidad