14 de noviembre de 2017 13:24 PM
Imprimir

Los beneficios de la Siembra Directa

Los beneficios de la Siembra Directa
Desde hace varios años se comenzó a investigar la posibilidad de hacer agricultura sin alterar la estructura del suelo, es decir reduciendo las labranzas, para evitar, básicamente, la degradación de la estructura del suelo. Inicialmente fue el reemplazo del arado por herramientas verticales, como el cincel, lo que fue evolucionando a ‘labranza mínima’.
Según Gabriel Tellería, Ingeniero Agrónomo, el gran cambio llegó de la mano de un herbicida, el glifosato, y la soja transgénica, capaz de resistir la fumigación del mismo.
Tímidamente al principio, y a toda velocidad una vez que se comprobaron sus ventajas, la siembra directa (SD) comenzó a expandirse, ocupando la mayor parte de la superficie sembrada en Argentina, lo que permitió prácticamente duplicar la producción de cereales y oleaginosas, deteniendo además la degradación de los suelos.
Para Tellería, las grandes ventajas de la siembra directa tienen que ver con un mejor aprovechamiento del agua, incremento de la materia orgánica, mantenimiento y recuperación de la estructura de los suelos, simplicidad de manejo, posibilidad de aumentar la escala de trabajo, etc.
Una fuerte investigación y extensión en todos los temas relacionados, sustenta una importante industria de maquinaria especializada en SD, que hoy se vende en varios países.
La SD requiere capacitación, conocimiento, dejar de ser agricultores para ser empresarios, manejos ajustados para obtener buenos resultados, que no se llegan de la noche a la mañana, pero que generan un sistema sustentable, siempre sujeto a nuevas investigaciones.

¿Qué pasa con la ganadería?

En Argentina la mayor rentabilidad de la agricultura desplazó, y aún continúa haciendolo, a la ganadería de los campos aptos para la primera, ya que no es necesario rotar con praderas, sino que se busca rotar con cultivos que aporten suficiente rastrojo para generar una adecuada cobertura del suelo, base esencial de la SD.
Los campos que trabajan bien hacen habitualmente soja-maíz-trigo/soja, ya que los dos primeros son los que aportan un buen volumen de rastrojos al sistema.
La ganadería también se ha visto beneficiada por la SD, que se utiliza por ejemplo, para implantar praderas o verdeos, con la tecnología desarrollada para la agricultura. Campos inferiores o con riesgo hídrico suelen alternar dos o tres años de soja, que limpia el campo de malezas, con tres años de praderas para ganadería.
Además la intensificación que genera la SD permite obtener recursos como los silajes de Maíz y sorgo, más eficientes, utilizados sobre todo en lechería y algunos planteos de ceba intensivos.

¿Cómo será la agricultura en el futuro?

Cada vez más basada en el conocimiento, en la investigación, atenta a los cambio tanto en demanda de los mercados, como en la sustentabilidad de los planteos y el cuidado del medio ambiente.
La agricultura de precisión es una realidad en Argentina, las empresas de punta monitorean los rendimientos de cosecha, hacen mapeos caracterizando microambientes mediante investigación de campo, y ajustando finalmente algunos parámetros en la siembra (densidad de semillas, fertilización, etcétera) para maximizar los beneficios.
Esta tecnología está disponible y señala claramente hacia dónde va el futuro, tanto en agricultura como en ganadería: Innovación, desarrollo de nuevas tecnologías, herramientas comerciales y técnicas que hacen a Argentina uno de los países más competitivos del mundo en esta materia
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad