16 de noviembre de 2017 12:50 PM
Imprimir

Veda por marea roja en la costa bonaerense

El Senasa recuerda que tras corroborar la existencia del fenómeno por presencia de toxinas paralizantes, rige una nueva veda para la recolección de caracoles y moluscos en la zona costera que va desde Punta Rasa, en el partido de General Lavalle, hasta el límite sur del partido de Villarino. El Servicio Nacional de Sanidad y […]

El Senasa recuerda que tras corroborar la existencia del fenómeno por presencia de toxinas paralizantes, rige una nueva veda para la recolección de caracoles y moluscos en la zona costera que va desde Punta Rasa, en el partido de General Lavalle, hasta el límite sur del partido de Villarino.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), informa que el Laboratorio Mar del Plata referente en análisis de productos pesqueros notificó la presencia de toxinas paralizantes de los moluscos (TPM) en concentraciones mayores al límite máximo permitido para el consumo humano, según los análisis realizados sobre gasterópodos de la especie Zidoma dufresnei (caracoles) muestreados en las costa bonaerense.

Según los procedimientos de notificación vigentes, a partir del 5 del octubre, la Dirección de Pesca de la provincia de Buenos Aires estableció la veda total para la extracción comercial, artesanal y/o turística de moluscos bivalvos y gasterópodos, desde la localidad de Punta Rasa y el límite sur del partido de Villarino.

En este sentido el Senasa recuerda que el consumo de moluscos bivalvos y gasterópodos expuestos a episodios de marea roja, puede ocasionar afecciones gastrointestinales, trastornos neurológicos y hasta dificultades respiratorias.

Para evitar los factores de riesgo la población podrá consumir estas especies solo si están garantizados los controles bromatológicos correspondientes, por lo tanto el Senasa sugiere:

No recolectar moluscos y/o mariscos en las playas para el consumo casero; No adquirir preparaciones elaboradas con mariscos (conservas, ensaladas, paellas, etc.) en puestos callejeros o locales que no tengan habilitación bromatológica; No comprar mariscos frescos “al pie del barco”, en escolleras o los que puedan ofrecerle pescadores artesanales; y Comprar o consumir mariscos solo en pescaderías, restaurantes o locales de comidas debidamente habilitados.

Además aclara que las toxinas producto de las mareas rojas no se destruyen con el agregado de limón, vinagre o alcohol ni se inactivan con la cocción.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Rosalenio - Punta Alta

Publicidad