16 de noviembre de 2017 20:34 PM
Imprimir

Envases de calidad para proteger la salud

Del mismo se deduce la elevada conciencia medioambiental de los consumidores españoles en lo relativo a la alimentación (51%), por encima de la media europea, y la gran importancia que para éstos tiene el tipo de envase debido a que garantiza la calidad del contenido. En este escenario, la seguridad alimentaria se erige en la razón más importante para elegir envases de cartón (88%), seguida por la necesidad de que sean prácticos (71%).

A través del estudio “Buen envase, buena vida”, presentado por Tetra Pack y enmarcado en una iniciativa más amplia puesta en marcha por esta organización en varios países, se desgranan las tendencias de la sociedad en cuando a alimentación y elección de los envases que protegen los productos de consumo.

Del mismo se deduce la elevada conciencia medioambiental de los consumidores españoles en lo relativo a la alimentación (51%), por encima de la media europea, y la gran importancia que para éstos tiene el tipo de envase debido a que garantiza la calidad del contenido. En este escenario, la seguridad alimentaria se erige en la razón más importante para elegir envases de cartón (88%), seguida por la necesidad de que sean prácticos (71%).

Según Juan Consonni, Director de Marketing de Tetra Pack, “Los consumidores españoles esperan que los envases sean seguros para la salud, funcionales, estéticamente agradables y atractivos, y respetuosos con el medio ambiente”.

El informe abunda en las ventajas que reporta el envase de cartón, ya que protege los alimentos de la luz y del oxígeno, y, gracias a su envasado aséptico y a la tecnología UHT, no necesita conservantes, pudiendo mantener durante más tiempo todas sus vitaminas, color, sabor y propiedades.

Asimismo, y dado que Tetra Pack cuenta con la certificación FSC, se garantiza que están fabricados con cartón procedente de bosques de gestión responsable, con la particularidad de que, dada su forma, tamaño y peso, estos envases son fáciles de almacenar y transportar, lo que se traduce en una menor contaminación y, por tanto, en una menor huella de carbono y un mayor ahorro energético.

El envase de cartón se adapta plenamente al estilo de vida y necesidades de la población en cuanto a tamaño, peso y formato, contribuyendo al mismo tiempo a preservar su salud y a cuidar el medio ambiente. En este sentido, cabe señalar que los hogares integrados por uno o dos miembros crecen de forma exponencial y consumir fuera del hogar constituye ya un hábito cotidiano plenamente instaurado. De ahí que el 81% de los consumidores demanden productos en envases de tamaño adecuados a sus requerimientos y que el 70% valore su sencillo almacenamiento.

 

EVITAR EL DESPERDICIO ALIMENTARIO: PRINCIPAL COMETIDO

La falta de envasado apropiado y de calidad, así como las limitaciones propias de un almacenamiento eficiente, hace que en los países en vías de desarrollo escasee la comida en buen estado. Es el caso del África subsahariana, donde alrededor del 10% de la leche producida acaba desperdiciada debido a soluciones de envasado inadecuadas y a una mala distribución. Sin embargo, en Europa, la gestión eficaz de la producción láctea ha propiciado que las pérdidas de leche en la fase de producción sean muy bajas (menos del 0,5%). Es por ello que para Marín Prodanov, profesor de Ciencias de la Alimentación de la Universidad Autónoma de Madrid, “Un envase es bueno cuando su prioridad es conservar el alimento”. De hecho, la ONU ha identificado el envasado como uno de los elementos clave para reducir el desperdicio a lo largo de la cadena de valor. Según datos de la FAO, sólo con la aplicación de tecnologías de envasado, el desperdicio puede reducirse entre un 7 y un 25%.

 

FÁCILMENTE RECICLABLE

Según datos de Ecoembes, España recicló en el año 2016 un total de 1.351.903 toneladas de envases domésticos, lo que supone una tasa del 76%, representando un incremento del 4% respecto al año anterior. En el caso de los envases de cartón, la tasa asciende al 77,7%. Unas cifras que, en todo caso, reflejan una mayor interiorización de los valores de la economía circular.

Cabe destacar de estos envases su fácil reciclado. El sólo gesto de depositarlos en el contenedor amarillo, junto con las latas y envases de plástico, es suficiente para activar el proceso de su recuperación. En este sentido, es preciso señalar que los tapones de plástico de origen vegetal de Tetra Pack son ya una realidad en mercados como Brasil y Portugal, toda vez que están fabricados a partir de caña de azúcar.

El proceso de reciclado de los envases de cartón de bebidas se basa en mezclar los envases vacíos con agua. Con tal fin, se utilizar un hidropulper (depósito con hélice central), donde los envases usados se mezclan con agua y se agitan, separando las capas. A través de filtros, la fibra de papel queda totalmente separada y puede ser utilizada nuevamente. De hecho, la calidad de las fibras de papel reciclado de estos envases es muy elevada, ya que son largas y resistentes, pudiendo ser utilizadas posteriormente como cajas de cereales, cajas de pizza y papel de imprimir. El polietileno y el aluminio recuperados se reciclan igualmente.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: www.ecoticias.com

Publicidad