18 de noviembre de 2017 16:49 PM
Imprimir

La soja sigue mal nutrida

María Fernanda González Sanjuan, gerente ejecutiva de Fertilizar, destacó la importancia de considerar que la nutrición de los cultivos impacta directamente sobre la nutrición animal y humana. “Los fertilizantes nutren a los cultivos que a su vez son la base de la alimentación humana. Los cultivos que cuentan con nutrición balanceada producen granos de mayor […]

María Fernanda González Sanjuan, gerente ejecutiva de Fertilizar, destacó la importancia de considerar que la nutrición de los cultivos impacta directamente sobre la nutrición animal y humana. “Los fertilizantes nutren a los cultivos que a su vez son la base de la alimentación humana. Los cultivos que cuentan con nutrición balanceada producen granos de mayor calidad”, señaló González Sanjuan.

El vicepresidente de Fertilizar, Jorge Bassi, mostró las novedades en fertilización de soja expresando la preocupación del sector al observar que a partir de las mejoras en las políticas para el sector, la dosis de fertilización de soja no se recuperó de la misma forma que los cereales. Mientras en 2015 la dosis de fertilizante en trigo era de 120kg/ha, en 2016 la dosis aumentó a 180kg/ha. En el caso de la oleaginosa, la dosis entre esas campañas aumentó solamente en 10kg/ha desde 26 a 36 kg/ha. “Una medida a tomar en cuenta es la brecha entre la fertilización fosfatada y azufrada que se utiliza en maíz en la misma región. Hoy un productor aplica en soja menos de la mitad de los nutrientes que aplica en maíz, mientras que el óptimo técnico que estamos encontrando es del 70-80% en fósforo y 100% en azufre”.

Bassi destacó que a diferencia de trigo y maíz, el rendimiento promedio de soja en la Argentina está estancado en los últimos 16 años, “algo no estamos haciendo bien, tenemos brechas de rendimiento importantes entre lo logrado y el potencial y los ensayos comprueban que el factor nutricional es clave. Entendemos que en soja sucede algo distinto a lo que pasa en los cereales ya que los productores hoy se encuentran generalmente conformes con los rindes actuales y esa es una de las razones por las que los rendimientos alcanzados no se movieron en los últimos 16 años”. A partir de las evidencias obtenidas en numerosos ensayos realizados en las últimas campañas, se puede afirmar que los rendimientos hoy no aumentan debido a desbalances en la nutrición y se mantienen gracias al aporte de la mejora genética. Esta situación es alarmante debido a que los suelos continúan empobreciéndose a la vez que los productores dejan de ganar mucho dinero campaña tras campaña por pérdida de productividad.

Entre las recomendaciones para el manejo nutricional de la soja, desde Fertilizar se promueve fijar un objetivo de rinde superador evitando caer en la trampa de los buenos rindes. El diagnóstico de suelo y ambiente resulta fundamental para alcanzar los máximos rendimientos. “Hay que tener en cuenta que en soja la historia de los lotes es fundamental y por esa razón en lotes arrendados se debe estar más atentos para fijar los rindes alcanzables según la zona”, señaló Bassi.

 

 

Nutrición balanceada

Debido a la pérdida de fertilidad de los suelos, en la actualidad el manejo de la nutrición no debe atender a un único nutriente, es necesario considerar paquetes nutricionales balanceados y diferentes formas de aplicación y colocación de los nutrientes de manera de optimizar los recursos. Así, desde Fertilizar recomiendan diagnosticar las necesidades de macro y micronutrientes de manera de asegurar el máximo rinde alcanzable.

“La aplicación de fósforo y azufre impactan positivamente sobre la nodulación logrando así una mayor fijación de nitrógeno atmosférico”, agregó Bassi. Hoy no deben faltar nitrógeno -vía inoculación-, fósforo – hay evidencias claras de respuesta a la aplicación a la siembra y dividida- el azufre, por el impacto productivo y la sinergia con el fosforo. En cuanto a los micronutrientes es fundamental considerar boro y zinc. El boro debido a la importancia en la fijación de las vainas y la definición del rinde y el Zinc con respuestas positivas sobre el rendimiento cuando el valor en los suelos se encuentra debajo del valor crítico.

Bassi presentó datos de productores que actualmente aplican fertilizantes y vieron aumentado el rinde hasta un 15% en base a la mejora de la nutrición incorporando dosis mejoradas de fósforo y azufre aplicadas un parte a la siembra y la otra dos meses anticipada. En ensayos de campo el paquete de nutrición balanceada con micronutrientes mostró respuestas interesantes comparándolas al rendimiento logrado por el productor. Se lograron 674 kg/ha extra en la localidad de Chabas y 500 kg/ha en Venado Tuerto, pcia de Santa Fe. En cuanto a la economía del productor, el costo diferencial de fertilización cuando incorporo la nutrición balanceada fue de 40-45 usd/ha y el ingreso extra por el rinde diferencial fue de 90 a 120 usd/ha. Se duplica y hasta triplica la inversión en nutrición.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: On24

Publicidad