19 de noviembre de 2017 12:33 PM
Imprimir

ArreAr, una iniciativa tandilense, crea alambrados virtuales para el ganado

El Concurso de Ideas, Prendete, hace tres años que busca despertar el interés de aquellas personas innovadoras que creen en sus iniciativas y consideran que pueden brindar soluciones prácticas a problemáticas con un impacto socioeconómico importante. El certamen de origen local no sólo permite a los participantes de Tandil y de otras ciudades de influencia dar […]

El Concurso de Ideas, Prendete, hace tres años que busca despertar el interés de aquellas personas innovadoras que creen en sus iniciativas y consideran que pueden brindar soluciones prácticas a problemáticas con un impacto socioeconómico importante.

El certamen de origen local no sólo permite a los participantes de Tandil y de otras ciudades de influencia dar a conocer sus ideas, sino que también facilita la creación de contactos estratégicos y brinda herramientas para el avance emprendedor.

En esta edición, los más de cien postulantes acercaron propuestas de las más variadas, de las cuales sólo 22 fueron seleccionadas para ser parte de la instancia final, celebrada el 27 de octubre. Una vez allí los participantes presentaron sus creaciones ante un jurado, integrado por representantes de empresas e instituciones de relevancia en lo que respecta a innovación y financiamiento, que premió a las seis ideas que consideraron más innovadoras.

 

ArreAr, un sistema para gestionar bovinos y aprovechar el suelo

El proyecto presenta un collar georeferenciado para el manejo virtual del pastoreo y la gestión integral individual de bovinos. Es decir, al colocarlo sobre el ganado, controla de manera precisa el sector de pastoreo, para luego establecer con exactitud qué se le quiere dar de comer al animal, dónde y cuándo. Además de collares, ArreAR se compone también de antenas de transmisión y un software de gestión que permite planificar dinámicamente y en tiempo real las zonas de pastoreo, según las necesidades de consumo y la disponibilidad de recursos del suelo.

Su funcionamiento parte de la delimitación de las áreas en el sistema de gestión, cuyos datos luego son enviados al collar a través de las antenas, para que el collar ‘sepa’ cuáles son los límites hasta los cuales el animal puede moverse. A partir de ello el animal responde a estímulos auditivos que le indican la cercanía a los límites del potrero, aunque para adquirir una respuesta satisfactoria por parte del bovino, es imprescindible someterlo a un entrenamiento, en el cual aprende a relacionar el sonido con los límites.

Mediante la implementación de este sistema, es posible controlar el ganado de manera virtual y remota fue el eje de discusión en este nuevo proyecto. “Con el pasar del tiempo nos dimos cuenta que el potencial real estaba en aplicarlo a la optimización del uso de los recursos forrajeros, que no sólo permite aumentar la producción sino que también da sustentabilidad al uso del suelo, que atiende reglamentaciones internacionales que aún no están vigentes en Argentina”, explicaron, lo cual le aporta mayor precisión. Además de la reducción de los costos de infraestructuras que permite montar un negocio ganadero basado en tecnología asequible.

En el proyecto también participan Mauricio Arroqui y Juan Rodriguez, quienes comparten sus tareas con el Dr. Claudio Machado, del área de las ciencias veterinarias, y el Dr. Alejandro Zunino, integrante del Instituto Superior de Ingeniería del Software de Tandil (ISISTAN). Asimismo cuentan con el apoyo de la Facultad de Ciencias Veterinarias y de Ciencias Exactas.

arrear2

Origen, actualidad y proyección

Según sus creadores, la iniciativa nació luego de observar el fenómeno del cambio climático, la heterogeneidad de los campos y la variabilidad del mercado, que crea un contexto altamente dinámico con necesidad de incorporar precisión en el uso de los recursos forrajeros. Ello se suma al boom agrícola y a los cereales de siembra directa que desplazaron a la ganadería de los mejores suelos y se llevaron gran parte de los alambrados. Sin embargo, los sistemas mixtos con ganadería aportan sustentabilidad de nutrientes al suelo y permiten diversificar el negocio, para reducir los riesgos, por lo que disminuir los costos en infraestructuras como los alambrados, se presenta como otros de sus tantos beneficios.

A pesar de que actualmente es sólo un prototipo, la estructura que pretenden construir es inmensa, pero lo más importante es que cuentan con el ‘know how’ necesario y el apoyo de institutos de investigación en todas las áreas involucradas, como sistemas, veterinarias, electrónica y física, para llevarlo adelante y desarrollar un producto de alto impacto.

Su participación en el concurso Prendete los galardonó con un viaje a Silicon Valley, para conocer la ciudad donde se encuentra instalada la mayor cantidad de empresas que ofrecen productos y servicios innovadores, junto a un subsidio por 150 mil pesos, el cual invertirán en el desarrollo del sistema de gestión, el de entrenamiento y el de carga de baterías para proporcionarle autonomía al dispositivo.

“Nosotros investigamos para generar tecnología transferible a la industria, es justamente eso lo que estamos buscando”, aseguraron. Con un proyecto tan ambicioso entre manos, las proyecciones ya fueron establecidas: posicionar el producto a nivel local y nacional, pero principalmente a nivel internacional, gracias al potencial que presenta, por lo que se encuentran tramitando los registros de protección intelectual correspondientes. Además, como si esto fuera poco, el equipo también trabaja en otros proyectos relacionados a la ganadería de precisión o, como ellos lo llaman, al Agro 4.0, no sólo creando dispositivos de utilidad, sino también recolectando datos de todo el campo para producir conocimiento e información que impacte notablemente en la producción y que, hasta el momento, no han sido aprovechados.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad