19 de noviembre de 2017 02:39 AM
Imprimir

Colombia : El agro, menos retórica y más trabajo

El Gobierno Nacional está de plácemes porque el PIB pasó a 2% entre julio y septiembre de este año, lo que interpreta como una señal de que la economía del país empieza a salir de su depresión, jalonada por el sector agropecuario, que lleva tres semestres seguidos creciendo y llegó a 7,1%. El ministro de […]

El Gobierno Nacional está de plácemes porque el PIB pasó a 2% entre julio y septiembre de este año, lo que interpreta como una señal de que la economía del país empieza a salir de su depresión, jalonada por el sector agropecuario, que lleva tres semestres seguidos creciendo y llegó a 7,1%. El ministro de Agricultura fue aún más entusiasta y afirmó no solo que lo peor ya pasó, sino que es la primera vez en la historia del país que el agro crece tres semestres consecutivos en un año (ver nota de la página Agroeconómica de la edición de hoy).

Los productos agropecuarios que más crecieron  fueron la palma de aceite, el café y el cacao (47,2%, 25% y 22,8%, respectivamente), mientras que los pecuarios fueron la leche cruda (9,8%), los huevos (9,6%) y el pollo (8,4%).

Es lógico que al agro crezca de manera exponencial donde ya no hay violencia, es decir, los lugares dejados por las Farc que aún no han sido ocupados por sus disidencias, por el ELN, o por las distintas bacrim que comercian en oro y en drogas ilícitas, además de continuar con la extorsión.

Es una buena noticia que el agro esté creciendo, pero sería aún mejor si también lo estuviera haciendo el de Bolívar, especialmente el de los Montes de María. El presidente Santos ha sacado pecho varias veces con el aguacate Hass que se da en el interior, confundiéndolo con el criollo montemariano que está amenazado por un hongo que mata los árboles, como hemos dicho aquí muchas veces, sin que el Gobierno haya hecho algo al respecto, como definir cuál de los aguacates modernos sí se daría, y hacer un plan de siembra generalizada y tecnificada, como sucedió en varias partes de la región andina de Colombia.

También está el cacao, que debería tener un plan maestro de siembra masiva en los montes mencionados, en vez de cacarearlo cada vez que algún pequeño grupo de campesinos siembra algunos árboles. Y por supuesto, el cacao y otros productos deberían reemplazar el tabaco, producto que mata gente y que por lo mismo debería desaparecer, pero dándole alternativas sanas y viables a los campesinos.

Los Montes de María bolivarenses y sucreños necesitan un programa agropecuario serio, auspiciado por el  Gobierno nacional y solo así veremos guarismos para nuestro campo como los nacionales citados al principio, pero hasta ahora solo hay retórica por montones de los entes centralizados y nada de planificación seria. La abundancia de la reciente cosecha de ñame mostró la inexistencia del mercadeo agropecuario bolivarense y la ausencia del Gobierno nacional, quien -repetimos- debe hablar menos y trabajar en serio a favor de la gente montemariana, primero porque se lo merece y luego porque la inestabilidad allí incrementa los problemas de las ciudades vecinas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: EL UNIVERSAL

Publicidad