20 de noviembre de 2017 19:44 PM
Imprimir

La soja dijo “buen finde” y al girasol le cierran los números

La soja cerró la semana con una sorpresiva suba de 7 dólares en Chicago. En girasol, recomiendan capturar los valores disponibles.

Por Ing. Hernán Fernández Martínez, analista y consultor independiente

Durante los últimos 5 días de negocios en nuestro mercado de referencia de Chicago no hubo cambios en términos de estructura de oferta y demanda, pero nos fuimos a descansar el fin de semana largo con un sabor agradable; pues vivimos una suba en el precio de la soja de unos U$D 7/tn durante la rueda del viernes que sorprendió a más de un actor.

Y la misma tuvo su correlato en nuestro mercado argentino, en el cual el precio de la oleaginosa subió unos U$D 4/tn, tanto en la posición más corta como en la Mayo 18. Suba que, en resumen, es para aprovechar sobre nuestra posición cosecha, especialmente por aquellos que habían dejado pasar este precio en el pasado cercano y que se lamentaban por no haberlo aprovechado. Por el lado del maíz no tuvimos los cambios de la magnitud de la soja, aunque existió una leve suba también.

Hecho este comentario de rigor, y a partir de nuestra gira mensual por el Oeste de Buenos Aires le dedicaremos unas líneas al olvidado girasol, producto que, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en esta campaña tendría un incremento en el área sembrada respecto de la campaña pasada. La estimación original era de 1,8 Millones de has. frente a 1,63 Millones de has. de la campaña anterior. Pero este incremento aún está en revisión por existir superficie que sigue sufriendo excesos de agua, lo que ha imposibilitado la siembra en buena parte de la zona girasolera de la provincia de Buenos Aires. De hecho, la Bolsa redujo esta semana su estimación de área a 1,75 Millones de has. y es probable que esto vuelva a modificarse.

Como suele suceder en nuestro medio, estas situaciones constituyen el justificativo ideal para volver al “eterno optimismo” que suele empujarnos a esperar más precio del que tenemos o, como nos decía algún productor esta semana: “esperaré a que el nuevo valga lo mismo que el disponible”.

Mirando un poco más profundamente el mercado de este producto debemos decir que en aceite de girasol, según el último informe del USDA, grandes productores como Europa o Rusia van a crecer en sus volúmenes al igual que Argentina, y sólo Ucrania muestra cierta reducción en la producción estimada del orden del 12%. Por el lado de los grandes importadores del mundo sólo China crecería en su volumen demandado, mientras que India, Europa y Turquía reducirían sus compras.

En todo caso, en un producto como el aceite de girasol, en el cual es más importante el volumen consumido internamente que el exportado, debemos recordar que se encuentra influenciado por los vientos de la macroeconomía argentina y, por este motivo, son aún más difíciles de anticipar sus movimientos. Como siempre decimos, no tiene mucho sentido intentar hacerlo.

Desde la empresa… En resumen, este es un producto en el cual sugerimos, más que en otros, “pragmatismo absoluto”. Por este motivo es que, teniendo claro que los valores ofrecidos para la cosecha 17-18 nos permiten capturar, si no el mejor resultado de todos los productos sembrados, uno de los mejores, y que los precios actuales igualan o superan la capacidad de pago de la industria, es que sugerimos muy firmemente capturar estos precios en una porción importante de la producción esperada.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Clarin

Publicidad