20 de noviembre de 2017 20:21 PM
Imprimir

En esta campaña, las malezas son un problema con “mayúsculas”

“El problema se presenta superando la gravedad de otros años”, señala el último informe semanal de la Guía Estratégica para el Agro (GEA). Recomendaciones de las empresas para enfrentarlas.

La problemática de las malezas tolerantes y resistentes está cada vez más extendida en la Argentina y supone uno de los riegos mayores para la producción agropecuaria, tanto como los vaivenes climáticos.

En su último informe semanal para la zona núcleo, la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario, alerta que, en la presente campaña, “malezas va en mayúsculas, porque el problema se presenta superando la gravedad de otros años”.

Según la GEA, hay un gran avance de las más temidas: rama negra, yuyo colorado y gramíneas resistentes.

“Los tratamientos son cada vez más costosos y no se logra dar con la eficiencia necesaria para contenerlas. Aquellos que han aplicado herbicidas preemergentes en forma oportuna han sorteado con mejor suerte la amenaza”, remarca el reporte.

 

Cómo combatirlas

En este contexto, en las últimas semanas varias empresas proveedoras de insumos han difundido las que consideran las mejores estrategias para combatir los “yuyos”.

Desde Arysta señalan que es clave llevar adelante un “programa de control de malezas” durante el ciclo del cultivo.

Según esta empresa, hoy el control de las gramíneas se enfoca en tratamientos preemergentes residuales y también en el control posemergente, ya sea durante el período de barbecho o bien con el cultivo ya establecido.

Sugiere seleccionar productos que aseguren amplio espectro de control, teniendo en cuenta que se están repitiendo casos de lotes con varias especies de gramíneas, como Eleusine sp y Digitaria sp, que además presentan resistencias y al grupo ALS, y que no responden ante la aplicación de graminicidas convencionales.

 

Resistencias múltiples

Desde ULP, en tanto, destacan el hecho de que las resistencias ya no son sólo a glifosato sino a productos hormonales; a la vez que mencionan el problema de la aparición de malezas tolerantes en invierno y que las estivales aparecen con anterioridad.

Por eso, también desde esta compañía recomiendan “una planificación detallada y cumplirla a rajatabla”. “Si el productor se duerme y deja pasar los momentos oportunos para realizar las aplicaciones, luego se le va a complicar. Sobre todo en aquellos casos en los que se dificulta ingresar a los lotes a tiempo por falta de piso o caminos en mal estado”, advierte el gerente de herbicidas de la empresa, Fernando Cabona.

Un aspecto que destaca, además, es que no es una buena estrategia el dejar las malezas para bajar el nivel de napas, en aquellos lugares donde hay excesos hídricos; o esperar a último momento para comprar productos a mejores precios.

“Cuando se erra el diagnóstico inicial, luego hay que recurrir a mayores dosis, más aplicaciones, las malezas están más grandes y este año, además, corren el riesgo de quedarse sin producto por cuestiones de volumen o logística”, reflexiona Cabona.

 

En este marco, algunos consejos son: 

– Para el control de gramíneas en preemergencia de soja, como echinochloa, se puede usar el clomazone, que se destaca por su control y residualidad, que es mayor que en el caso del acetochlor o el s-metolachlor, por ejemplo. 

– Para controlar yuyo colorado resistente y otras malezas de hoja ancha, el principio activo recomendado es el acifluorfen sódico, un post emergente eficaz cuando existe un tratamiento de base con un preemergente y que tiene la mejor selectividad del mercado en el cultivo de soja.

– Se indica el glufosinato de amonio para el control de gramíneas y yuyo colorado en maíces, ya que los híbridos tolerantes a este principio activo (maíces LL, tecnología disponible en la mayoría de los semilleros de primera línea) representan casi el 35 por ciento del total sembrado. Además, puede ser utilizado hasta cuando la planta está en V6.

 

Lotes sin malezas

Por último, para FMC, “el manejo exitoso para controlar las malezas difíciles comienza mucho antes de la aplicación de los herbicidas residuales. La clave del éxito reside en poner los lotes a cero de malezas vivas”.

“Numerosos ensayos de desarrollo, tanto a nivel oficial como privado, muestran que la mejor táctica de manejo en la eliminación de plantas de Yuyo Colorado recién emergidas a la salida del invierno consiste en utilizar principios activos como Carfentrazone, en mezclas con 2.4 D no volátil, Glifosato y aceites minerales o vegetales metilados de última generación”, señala FMC.

Y agrega: “Si el lote en cuestión presenta también problemas con Rama Negra, Viola y/o Flor de Santa Lucía, la utilización de Carfentrazone vuelve a ser una muy buena opción por su excelente performance sobre estas malezas muy comunes en los sistemas de producción actuales”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: AgroVoz

Publicidad