20 de noviembre de 2017 20:35 PM
Imprimir

Concluye la consulta pública de la CE sobre la mejora de la cadena alimentaria

La consulta pública sobre la mejora de la cadena alimentaria lanzada por la Comisión Europea el 16 de agosto concluyó el viernes 17 de noviembre. La CE manifestó que usará la información recabada a través de la misma como base para un proceso de evaluación de impacto, que puede dar lugar a la adopción de medidas legislativas.

Según la Comisión Europea, la Política Agraria Común (PAC) se ha orientado cada vez más al mercado y la agricultura y el sector agroalimentario europeos están cada vez más integrados en los mercados mundiales.

En este escenario, los agricultores están más expuestos  a una mayor inseguridad comercial, al haberse incrementado la volatilidad  de los precios, siendo su poder de decisión muy insuficiente para defender sus intereses, frente a otros eslabones de la cadena alimentaria, como las empresas transformadoras de alimentos y la distribución mayorista y minorista.

Por esta razón, se lanzó una consulta pública, en la que se ha preguntado al público, en general, sobre tres ámbitos relacionados con la posición de los agricultores en la cadena alimentaria: las prácticas comerciales desleales, la transparencia del  mercado y la cooperación y las relaciones entre los propios productores.

De forma paralela a esta consulta, la Comisión Europea hizo público recientemente su Programa de Trabajo para 2018, en el que anunció que presentará una propuesta de Reglamento para mejorar la cadena alimentaria en el próximo mes de mayo de 2018, con el fin de que se complete la labor legislativa correspondiente antes de las elecciones europeas de junio de 2019.

Más en concreto, la propuesta para mejorar la cadena alimentaria en la UE incluiría una propuesta legislativa y un estudio de impacto, según se refleja en el anexo I del citado Programa de Trabajo.

Para la patronal española de la producción y la exportación de frutas y hortalizas, FEPEX, esta consulta pública para mejorar la cadena alimentaria, promovida por la Comisión Europea, es positiva, y reconoce que una regulación comunitaria sería una respuesta adecuada a la fragmentación reciente del mercado interior debido, en parte, a las diferentes regulaciones nacionales.

No obstante, FEPEX considera que esta regulación comunitaria no debe suponer, a la vez, una mayor carga burocrática, ni económica en las  transacciones comerciales en el Mercado Único

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad