21 de noviembre de 2017 14:24 PM
Imprimir

El desafío de la gestión Etchevehere en Pesca

Planes de manejo, campañas de evaluación, áreas marinas protegidas; enfoque ecosistémico, trazado de una política pesquera con inclusión de variables socioeconómicas, son algunos de los objetivos que Negri, Gerpe y Bosch no supieron resolver y deberá ahora afrontar la nueva gestión.

Además de concretar un plan de manejo para la explotación de langostino; reordenar el sector fresquero para evitar la fuga de más puestos de trabajo; dar viabilidad al sector costero dentro de los márgenes de sustentabilidad que requieren especies vulnerables; poner definitivamente en marcha las campañas de investigación del INIDEP y dar cobertura a la flota con observadores a bordo, Luis Miguel Etchevehere y Ricardo Bernaudo deberán dar cumplimiento a los objetivos de Manejo Ecosistémico y determinación de Áreas Marinas Protegidas, siendo estos compromisos internacionales asumidos por nuestro país. La última acta del Consejo Federal Pesquero es un formidable resumen sobre lo que la gestión de Cambiemos no ha hecho durante estos dos primeros años en pos de dar cumplimiento a los objetivos de la Agenda de Naciones Unidas 2030 y que deberá resolver el nuevo ministro en el tiempo que resta de mandato. Debe recordarse que el objetivo de lograr un Enfoque Ecosistémico Pesquero (EEP) fue planteado en 2013 por el propio Consejo Federal Pesquero y para ello solicitó la ayuda de la FAO.

El CFP recibió el jueves pasado una nota del Defensor del Pueblo de la Nación requiriendo información sobre los “Objetivos de Desarrollo Sostenible, Ecosistemas Marinos” en función de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la Asamblea de Naciones Unidas con el objetivo de colaborar con su ejecución a través del Programa de Seguimiento y Evaluación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En ese marco solicitaron

“que se informen las políticas públicas llevadas a cabo por el CFP”.

En especial se pide información sobre los logros obtenidos en las metas de “conservación y utilización sostenible de los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible” y sobre “los avances en el marco del Régimen Federal de Pesca y el Régimen de

Administración por Cuotas Individuales Transferibles de Captura”.

Ante los requerimientos los consejeros se apuraron a aclarar que de los objetivos planteados, “solamente se encuentra bajo competencia del CFP la meta, “de aquí a 2020, de gestionar y proteger sosteniblemente los ecosistemas marinos y costeros para evitar efectos adversos importantes, incluso fortaleciendo su resiliencia, y adoptar medidas para restaurarlos a fin de restablecer la salud y la productividad de los océanos”.

Y señalaron que existen otras metas por las que no se ha pedido información pero que son de su incumbencia como reglamentar eficazmente de aquí al 2020 “la explotación pesquera y poner fin a la pesca excesiva, la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y las prácticas pesqueras destructivas, y aplicar planes de gestión con fundamento científico a fin de restablecer las poblaciones de peces en el plazo más breve posible”.

El otro punto sobre el que se detuvieron los consejeros, en una reunión presidida por Juan Bosch, es el de las Áreas Marinas Protegidas, un campo en el que Ricardo Negri y Tomás Gerpe tuvieron una pésima actuación, señalado que es su función “conservar al menos el 10% de las zonas costeras y marinas, de conformidad con las leyes nacionales y el derecho internacional y sobre la base de la mejor información científica disponible”.

Como respuesta al pedido de la Defensoría del Pueblo el Consejo presentó el informe de la primera reunión consultiva del Programa que llevan adelante con la FAO sobre “Fortalecimiento de la gestión y protección de la biodiversidad costero marina en áreas ecológicas clave y la aplicación del enfoque ecosistémico en la pesca” a fines de agosto.

El documento al que se hace referencia refleja la evaluación del desarrollo del programa de FAO y la discusión que se dio en torno a la designación de Áreas Marinas Protegidas propuesta por el Ministerio de Ambiente luego de un año de trabajo con el Minagri sin que el Secretario y el Subsecretario de Pesca supieran presentar las observaciones necesarias para evitar perjuicios al sector pesquero.

Dicha reunión fue presidida por el Responsable de FAO para Latinoamérica, Francisco Yofre y participaron representantes del Ministerio de Ambiente, del Consejo Federal Pesquero, de la Subsecretaría de Pesca, del INIDEP y el coordinador técnico del Proyecto que presentó desde un primer momento sus objeciones a las observaciones de los representantes del sector pesquero por considerarlas fuera de término, teniendo en cuenta el año de trabajo conjunto que precedió a la designación de cinco nuevas áreas.

Básicamente representantes de las provincias con litoral marítimo, algunos miembros del CFP y funcionarios de tercera línea de la Subsecretaría de Pesca nacional plantearon su oposición a la designación del AMP Frente Chubut por ser un área de intensa actividad pesquera, en la que se generará un gran impacto sobre las comunidades y que objetaron que no se haya analizado el impacto socioeconómico antes de su designación. Por otra parte, plantearon su preocupación por la designación como autoridad sobre la AMP de la Dirección de Parques Nacionales.

Desde el INIDEP plantearon directamente que debería dejarse sin efecto la propuesta del Ministerio de Ambiente y el Instituto contó con el apoyo de todos los representantes provinciales para ser incorporado como miembro de la Comisión Técnica Consultiva. Recordemos que este centro de investigación no formó parte de las discusiones precedentes a la designación de AMP al no ser convocado por el Ministerio de Ambiente, pero tampoco por el de Agricultura, Ganadería y Pesca.

Ante esta situación el hombre de FAO, Francisco Yofre, planteó que “el proyecto puede y debe adaptarse a la realidad actual, pero que no es posible frenarlo indefinidamente, dado que el mismo ya está siendo ejecutado”. Este es el regalito que le deja Ricardo Negri a Guillermo Bernaudo y Luis Miguel Etchevehere para sus primeros meses de gestión.

Sin acuerdo posible la reunión siguió con la evaluación del Programa de Gestión coordinado por la FAO. En lo que se refiere a sistemas mejorados de gestión de información y monitoreo, que incluyen también datos socioeconómicos, la Subsecretaría no ha logrado incorporar variables socioeconómicas fácilmente accesibles y relevantes para la aplicación del manejo ecosistémico. Según surge del informe hasta el momento, solo se han identificado los vacíos de información.

Se mostraron avances en el manejo específico de la vieira, pero a la hora de hablar de manejo ecosistémico la gestión ha dejado demasiados huecos vacíos. Por ejemplo el CFP solo ha podido difundir entre las autoridades y actores del sector el concepto de Enfoque Ecositémico Pesquero (EEP), pero no ha realizado talleres para presentar las experiencias de la pruebas piloto ni ha validado las propuestas con contenidos mínimos de EEP.

Según muestra el informe se ha realizado un análisis de alternativas de incentivos del mercado para mejorar la rentabilidad del sector empresario en función de la aplicación del EEP, que seguirá durante el próximo año. Lo que ha quedado para el próximo año también es la realización de talleres de capacitación del sector público y privado, incluyendo gremios e instituciones, para que desarrollen capacidades de aplicación del EEP, lo que incluye la certificación de pesquerías sostenibles, perspectiva de género y la participación de los jóvenes.

En el objetivo de evaluación nacional de la eficacia de las técnicas de pesca y dispositivos de selectividad; mitigación de los impactos de estas técnicas y dispositivos sobre el ecosistema e inclusión de las medidas recomendadas para la aplicación del enfoque ecosistémico en el Mar Argentino; solo se ha cumplido en la generación de documentos sobre artes de pesca y de forma parcial con la participación de observadores e investigadores en el testeo de la pesquería de arrastre de media agua y arrastre de fondo. Pero es sabido que la pesquería de merluza no llega al 10% de cobertura, que la flota costera no tiene monitoreo y la nueva pesquería de langostino fresco es cubierta en un porcentaje muy bajo.

Arduo trabajo tiene por delante el ministro Etchevhere. En primer lugar, ser capaz de poner al frente de la Subsecretaría a una persona idónea y comprometida con el desarrollo sostenible de la industria pesquera, capaz de formar un equipo técnico que pueda llevar adelante todos los objetivos que lamentablemente la gestión de Ricardo Negri, Tomás Gerpe y Juan Bosch no ha sabido concretar hasta aquí.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Pescare

Publicidad