21 de noviembre de 2017 14:49 PM
Imprimir

Agronegocios 2.0: invertir en el campo sin salir de la ciudad

Hoy, los negocios, las inversiones y los préstamos del campo argentino también se construyen a través de plataformas online.

Agronegocios, plataformas online, crowdfunding, crowdlending, inversiones, agrocréditos, comunidad, colaboración. Términos que, de la mano de la tecnología y nuevos enfoques, hoy también hacen eco en el agro.

Las posibilidades tecnológicas, los desarrolladores, las mentes creativas y los profesionales de diferentes disciplinas asumen nuevos desafíos para brindar soluciones y oportunidades que hasta hace poco tiempo no estaban a la vista del productor agropecuario, ni del ciudadano.
Antes, resultaba extraño y despertaba cierta desconfianza hacer negocios a distancia, sin conocer la otra parte y más aún si se trataba de agronegocios.

Abriendo el juego

En un partido de ajedrez, los primeros que avanzan casilleros suelen ser los peones, este movimiento abre camino para que las demás piezas entren en juego. Esta misma estrategia pusieron en marcha algunas plataformas para que participen jugadores que muchas veces no tienen nada que ver con el campo. Las nuevas plataformas desarrolladas, entre otras cosas, permiten acercar el campo a la ciudad y viceversa.

Agronegocios colaborativos

En los últimos años aparecieron propuestas originales basadas en el método crowdfunding y crowdlending. Para quienes no están tan familiarizados con la terminología, en el primer caso se trata de personas que quieren invertir, fondear un proyecto, en este caso sería agropecuario; el segundo mecanismo hace referencia a gente que presta dinero a otra persona, en tal caso sería a un productor agropecuario o a una pyme del agro. Si bien, hay diferencias entre uno y otro, los dos tienen como eje: la colaboración. Aquí, algunos ejemplos de cada método.

El agro, motor de inversión

Hace apenas tres meses, dos emprendedores argentinos lanzaron Wuabi, la primera plataforma de crowdfunding para productores agropecuarios, es decir, la primera plataforma de financiamiento colaborativo destinada a los agronegocios. Por un lado, Wuabi les permite a los productores agropecuarios obtener financiamiento, ligándolo a su renta futura. Por otro, les ofrece a los pequeños y medianos ahorristas la posibilidad de participar en un mercado en crecimiento, con sólo crear una cuenta, elegir el proyecto que más se ajusta a sus perfiles, y seleccionar el monto que desean desembolsar.

En este sentido, los impulsores de la plataforma informan que “los agronegocios generan más de US$ 220.000 millones por año, como valor agregado, en nuestra región. Por su parte, la capacidad de ahorro de la clase media regional se estima en más de US$ 30.000 millones anuales”. Además, consideran que la clase media urbana se encuentra excluida de participar en proyectos agropecuarios, ya sea porque no dispone de los montos mínimos de inversión o simplemente por desconocimiento de las oportunidades. Así es, como emprendedores familiarizados con las nuevas tendencias y tecnologías de la economía colaborativa, decidieron crear esta plataforma para dar respuesta a la necesidad insatisfecha de que la clase media pueda invertir en proyectos del campo. La visión del proyecto es: “un campo sin fronteras y al alcance de todos”.

La posibilidad de invertir en proyectos agropecuarios ya no está limitada a la vida rural gracias a nuevos enfoques en línea.

La posibilidad de invertir en proyectos agropecuarios ya no está limitada a la vida rural gracias a nuevos enfoques en línea.

La plataforma ya cuenta con una serie de proyectos de inversión. Específicamente, de fideicomiso agropecuario destinado a ciclos de cultivo mixto, incluyendo girasol, trigo, soja y maíz; de inversiones agroganaderas, para módulos de ciclo completo que involucren cría, engorde y comercialización, y de préstamos a agropymes para compra de maquinaria.
“Queremos ofrecerles a los pequeños y medianos ahorristas la posibilidad de participar en proyectos de ganadería o maíz en la Argentina, de soja en Brasil, o de café en Colombia, y que puedan seguirlos desde sus hogares, de forma simple y on line, con imágenes satelitales y reportes de índices de precios, para saber exactamente dónde está su dinero”, completa el emprendedor.

Comunidad de agrocréditos

Desde el centro del país, más precisamente de Río Cuarto (Córdoba), un grupo de profesionales de administración de empresas, economía y finanzas, puso en marcha hace dos años el primer mercado on line de agrocréditos, Siembro. Diseñado para facilitar la financiación al agro y potenciar el ahorro. “Conectamos a las pymes del agro que necesitan financiamiento, con quienes tienen capital disponible para dar préstamos”, apuntan los emprendedores.

Al ser una plataforma digital, logra que la operatoria se realice de forma rápida y sencilla. “Estos agrocréditos los financiamos con múltiples fuentes de recursos, desde la posibilidad de que uno o varios inversores financie a una pyme agropecuaria a través del peer to peer lending o finanzas colaborativas, hasta unir los productores agropecuarios con los mercados de capitales y con bancos”, explica el co-fundador y CEO de la plataforma, Nicolás Simonassi.

Los inversores que financian los préstamos a través del peer to peer puede ser cualquier persona. Hay taxistas, profesionales y empleados en relación de dependencia que invierten en Siembro. “La tecnología permite darle al inversor minorista una calidad de atención desestandarizada. Por lo tanto, las personas que invierten y financian a productores agropecuarios, pueden ser de cualquier rubro”, enfatiza el CEO.

El monto mínimo para invertir es de US$ 1.000 y la rentabilidad máxima posible es del 12% que está determinada por la posibilidad de invertir en los préstamos de mayor renta en el mayor plazo. Se puede prestar hasta un máximo de 10% del monto total de cada préstamo, así se aporta en muchos préstamos y se diversifica el riesgo. Los préstamos son avalados por garantías verificadas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Infobae

Publicidad