22 de noviembre de 2017 16:32 PM
Imprimir

Córdoba: premian a una mujer que desde el agro desarrolló un producto clave para la comunidad científica

Nelly Colautti fundó Natacor, la única empresa argentina que produce suero fetal bovino el suero obtenido se usa para suplementar, por ejemplo, los medios de cultivos para que crezcan células para hacer moléculas bioactivas que se emplean para vacunas.

Dos veces fue premiada en la última semana Nelly Colautti, la química fundadora de Natocor, la única empresa argentina que produce suero fetal bovino y otros sueros de origen animal. Primero recibió el reconocimiento a la “innovación” en los premios “Córdoba en el mundo”, que entregan la Agencia ProCórdoba y la Cámara de Comercio Exterior de la provincia y, luego, el de la “mujer exportadora” de la Casa Rosada.

Colautti fundó la compañía en Villa Carlos Paz en 1986. Tenía la idea desde que, en los 70, trabajaba en el Centro de Investigaciones Veterinarias del INTA Castelar y “luchábamos” para importar el suero fetal bovino que, en ese entonces, no se producía en Argentina.

“Pensaba si el destino me lleva a un lugar con vacas cercas, lo hago'”, cuenta a LA NACION. La trajo a Córdoba, donde empezó el contacto con frigoríficos ya que la base del producto es la sangre fetal bovina.

Natocor produce unos 10.000 litros anuales de sueros. “El 90% de la comunidad científica argentina es cliente nuestro; y el resto lo exportamos”, señala Colautti. Recuerda que trabajó “mucho” para “abrir puertas” y “romper los prejuicios de que lo que se fabricaba acá no era tan bueno”.

Además de los sueros fetales, fabrican sueros inmunizados. El procedimiento incluye inmunizar un animal y sacarle sangre con la que se elabora el producto que se emplea, fundamentalmente, para terapias génicas y diagnósticos.

El premio a la “innovación” se fundamentó en que es una característica presente en “todas las facetas” de la empresa: desde la instrumentación de un bioterio propio, siguiendo estrictas normas de sanidad, alimentación y reproducción controlada; equipos con la más moderna tecnología como los de ultrafiltración y la capacitación de recursos humanos específicos.

“Es todo inversión en I+D -subraya la química-. Cuesta porque hay pruebas que fracasan, hay que trabajar mucho”. Los proveedores de Natocor son los frigoríficos, fundamentalmente, Swift con el que llevan años trabajando.

Las primeras exportaciones fueron a un instituto israelí que fabricaba un medicamento para la esclerosis múltiple pero la crisis de la “vaca loca” determinó que cortaran la demanda por temor. “Me llevó unos años recuperarme, hasta que ingresé a otros mercados de la Comunidad Europea a través de Alemania”, dijo.

Actualmente la compañía es proveedora -a través de España- de varios países de Europa, India, China y Uruguay. Emplea a 18 personas, todos entrenados en las técnicas de producción de la empresa.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Nacion

Publicidad