23 de noviembre de 2017 18:04 PM
Imprimir

Nada se pierde, todo se transforma: los desechos del agro que generan energía

Las energías renovables se presentan como una opción de sustentabilidad para equilibrar el balance entre desarrollo y medioambiente.

Con frecuencia se escucha hablar del crecimiento de la demanda energética y del cambio climático que esto provoca. Actualmente, para generar energía, se utilizan mayormente combustibles fósiles que son finitos y que están creando un problema medioambiental debido a sus emisiones. Llega un punto en que dicha situación es insostenible y es necesario que las energías renovables pasen a primer plano.

Energías verdes

Si bien, el término puede sonar familiar, ¿Qué son las energías verdes? Se trata de fuentes energéticas basadas en utilización del sol, el viento, el agua o la biomasa vegetal o animal, entre otras. Se caracterizan por no utilizar combustibles fósiles, sino recursos capaces de renovarse ilimitadamente. Lo interesante es que no contaminan y contribuyen a la disminución del calentamiento global y el cambio climático.

Entre estas, se encuentra el biogás que es una nueva fuente de energía renovable ecológica y económicamente viable. En este contexto, se conjugan de una manera armónica, el campo, el pueblo o la ciudad y el ámbito científico.

Biogás en Los Pinos

Hay proyectos de investigación que toman fuerza y pasan de lo teórico a lo práctico, convirtiéndose en un gran aporte para la sociedad, en este caso, de Los Pinos.

La comunidad de Los Pinos a 16 kilómetros de Balcarce (Buenos Aires), presenta el combo perfecto: contaminación ambiental, problemas energéticos, un municipio dispuesto y una investigadora comprometida que decidió ponerse al hombro un proyecto de gran impacto para los 337 habitantes.

Mercedes Echarte es investigadora adjunta del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) con lugar de trabajo en la Estación Experimental Agropecuaria Balcarce del Centro Regional Buenos Aires Sur del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

El conocimiento del contexto ambiental de Argentina, de la provincia de Buenos Aires y de la idiosincrasia de su región de origen, la motivaron a presentar un proyecto ante la convocatoria del Instituto Alemán Wuppertal, para financiar una Unidad de Demostración de Biogás para el desarrollo de Energía Rural Sustentable.

Según informa el portal de Conicet, lo novedoso de este proyecto es la generación de biogás a través de los desechos de aves y cerdos; la unión del municipio, la academia y la comunidad; y la cooperativa que formaron los habitantes de Los Pinos para poder darle sostenibilidad en el tiempo.

Residuos pecuarios en energía

“La vida sin energía no podría ser posible, es indispensable para el desarrollo humano en la actualidad”, indicó Echarte en la presentación del proyecto.

La matriz energética de Argentina es en un 85% petróleo y gas natural, mientras que en la provincia de Buenos Aires el 100% de la energía es importada: “No somos generadores de energía renovable y las áreas rurales tienen el mayor problema por el poco acceso a la distribución energética”, afirma Echarte.

Otro dato que destaca Conicet es que el 80% de los lugares poblados del país son “pueblos rurales”, pero las comunidades van perdiendo cada vez más habitantes por el poco acceso a la energía, las bajas oportunidades laborales en el campo y los bajos ingresos. Al no tener calidad de vida, hay migración a las grandes urbes.

Al mismo tiempo, en la provincia de Buenos Aires existe la problemática ambiental generada por residuos pecuarios ya que hay poco control del tratamiento de efluentes lo que genera contaminación del agua, del suelo y del aire. Para los productores rurales esto suele ser un gran obstáculo ya que enfrentan multas y riesgos de clausura permanentes.

La situación de Los Pinos es similar a la de muchas comunidades rurales. “Por supuesto, la provincia de Buenos Aires tiene un gran potencial para la cría de animales y hay que apoyar esa actividad. Esto es una forma de ayudar a los productores a resolver la situación de sus residuos de manera favorable para el medio ambiente y la comunidad. La población de Los Pinos genera una gran cantidad de biomasa y faltaba una herramienta que lo transforme en algo útil”, comenta la investigadora.

La generación de energía con biogás se presenta como una solución para diferentes problemas. Y para ello, en Los Pinos se está realizando la construcción de una planta demostrativa de 100 metros cúbicos que suministrará de manera directa el 10% de la energía requerida por la población.

El proceso

“La planta contará con un biodigestor, que es un recipiente que funciona en condiciones de anaerobiosis, es decir en ausencia de oxígeno. La alimentación es cotidiana con una mezcla de residuos de cerdos y de aves y cuenta con un primer piletón de mezcla donde los residuos se homogeneizan. A través de una bomba se envía el material al biodigestor, donde permanece entre 20 y 30 días. Luego de esa etapa de degradación de la materia orgánica, se quita el barro semidigerido (que se utiliza como fertilizante). En ese camino se genera el gas que se recupera de la parte superior del recipiente, se acondiciona el gas para uso humano y luego se envía a través de una red a los domicilios para ser utilizado por los vecinos”, describen desde el Centro Nacional de Investigación.

Detrás de la iniciativa hay profesionales de diferentes disciplinas, lo cual hizo que se generen dimensiones muy interesantes al momento de llevar a cabo el proyecto. Por su parte, la cooperativa será la que provea el servicio y mantengan la planta.

“Llega un momento para más de un investigador en que tiene que salir del laboratorio y poner el cuerpo a través de prestar un servicio en la comunidad en que está inserto”, expresa Echarte.

Respecto a la utilización del biogás, puede ser empleado como combustible en las cocinas, hornos, estufas, secadores, caldera u otros sistemas de combustión a gas debidamente adaptados para tal efecto. También es usado para iluminación y en grandes instalaciones se puede utilizar para alimentar un generador eléctrico.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Revista la Chacra

Publicidad