24 de noviembre de 2017 10:56 AM
Imprimir

USDA afirma que inspectores en Brasil no aplican exigencias sanitarias

El servicio estadounidense de inspección de productos de origen animal (FSIS, por su sigla en inglés), del departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), dio a conocer un informe tras sus auditorías hechas a frigoríficos brasileños entre el 15 de mayo y el 2 de junio pasados

En el documento, con fecha 9 de noviembre, los norteamericanos señalan irregularidades en el sistema de fiscalización nacional. Cabe recordar que después de estas auditorías, el USDA hizo otra visita a las industrias brasileñas en setiembre.

La autoridad oficial brasileña confirmó a la prensa de ese país haber recibido ese informe, y dijo que prepara un plan de acción para responder. En el documento, el FSIS afirma que las auditorías realizadas en el primer semestre tenían como objetivo determinar si el sistema brasileño continuaba siendo equivalente al que exige Estados Unidos, dando las garantías de exportar productos seguros, saludables, no adulterados y correctamente etiquetados y envasados.

La visita de las autoridades estadounidenses a Brasil se concretó luego de darse a conocer la operación denominada Carne Fraca, el 17 de marzo de este año, y antes del embargo hecho por Estados Unidos, la carne bovina natural brasileña.

El FSIS afirma que las respuestas a las preguntas planteadas en el informe y los resultados de la auditoría orientan el alcance y la frecuencia de los futuros controles que realizará Estados Unidos a la producción brasileña.

En el informe, entre los problemas detectados el FSIS se señala los procedimientos implementados en la inspección post mórtem, inadecuados para garantizar que las carcasas son saludables, libre de contaminación y defectos.

Afirmaron que ni los fiscales aplicaban de forma adecuada las exigencias sanitarias exigidas para prevenir que se generen condiciones insalubres y la contaminación directa del producto.

FSIS afirma que después de las visitas notificó a Brasil sobre el número creciente de casos de lotes de carne bovina natural fuera de los padrones de seguridad alimentaria de los Estados Unidos.

El departamento levantó también un alerta sobre la procedencia de los abscesos y material extraño, no identificado, en cortes desosados de carne de varios establecimientos homologados por el país, lo que lo llevó a su suspensión.

En la misma notificación FSIS dijo haber informado al Ministerio de Agricultura de Brasil que para retomar el envío de los productos a su país, se debía realizar una revisión urgente del programa de inspección para la seguridad alimentaria.

Suspensión rusa
Por otro lado, el gigante brasileño enfrenta ahora la suspensión temporaria de las importaciones rusas de carne vacuna y porcina que tendrá impactos limitados para la industria cárnica brasileña, según exportadores y analistas.

La agencia de seguridad alimentaria de Rusia anunció este lunes la restricción temporaria de las compras de carnes brasileñas a partir del 1 de diciembre, señalando presencia de ractopamina en algunos cargamentos (un aditivo para fomentar el crecimiento que está prohibido en Rusia).

La Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA), que representa la avicultura y la porcicultura de Brasil, recibió con preocupación la decisión rusa, pero espera que a través de las gestiones gubernamentales puedan retomarse “pronto los embarques”, informó la agencia de noticias Reuters.

“El sector está seguro sobre las características de su producto y garantiza que la producción de carne de cerdo embarcada no utiliza ractopamina”, señaló esa gremial en un comunicado.

Rusia fue el destino de casi el 40% de las ventas brasileñas de carne porcina en el acumulado del año hasta setiembre, según datos de la ABPA, mientras que los rusos representaron aproximadamente el 11% de las exportaciones de carne vacuna del país hasta octubre, según la Asociación Brasileña de Industrias Exportadoras de Carne (Abiec).

La multinacional Minerva confirmó este martes que las ventas de carne bovina de Brasil a Rusia serían suspendidas temporalmente, y anunció que la empresa exportará a Rusia a través de unidades de la compañía en otros países.

En el mismo sentido, el analista de mercado Aedson Pereira, de Informa Economics FNP, señaló que el anuncio ruso debe tener un efecto limitado sobre los embarques brasileños teniendo en cuenta que las compras rusas en esta época del año ya son estacionalmente menores por la congelación de algunos puertos por las bajas temperaturas.

“Es probable que la medida no sea prorrogada, creo que el Ministerio de Agricultura y autoridades del gobierno deben actuar con celeridad para diagnosticar el escenario y hacer un acuerdo para que eso no se prorrogue”, afirmó, consigna Reuters, recordando que Rusia sigue siendo dependiente de las carnes brasileñas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: diariocambio.com.uy

Publicidad