27 de noviembre de 2017 12:45 PM
Imprimir

En Colombia ganaderos denuncian que sus vacas abortaron después de la vacunación

Un productor de Buga, Valle del Cauca, expresó su malestar luego de que 3 de sus vacas perdieron a sus crías por primera vez en 7 años poco después de haber sido inoculadas contra fiebre aftosa, mientras que otras se hincharon. Otros propietarios han reportado percances similares.
Estas denuncias se dan luego de que el programador con más años de experiencia en el Valle del Cauca y 12 vacunadores renunciaron por desacuerdos sobre el manejo del ciclo de vacunación, que incluyeron agravios de funcionarios de la Cuenta Nacional de Carne y Leche, CNCL.
Edwin Gutiérrez ejerció durante 12 años su función como programador en 24 campañas de inoculación en el proyecto local de Tuluá, organizando visitas y ajustando el cronograma junto con los vacunadores.
Su renuncia se debe a que la CNCL le exigió la programación de predios de 4 municipios a 15 días de iniciar el ciclo, entre otras exigencias que finalmente le hicieron desistir de luchar y prefirió apartarse.
Sin embargo, no ha estado alejado del todo, pues recibe quejas constantes de los ganaderos, que se han mostrado “inconformes” con los nuevos funcionarios designados para la tarea.
Ellos no saben vacunar, ponen la vacuna intramuscular en la tabla del cuello, riegan el biológico o dejan la dosis en las fincas para que el mismo ganadero las aplique”, sostuvo.
Este caso es similar a ocurridos en departamentos como Cundinamarca, Boyacá y Córdoba, donde varios propietarios de bovinos han reportado problemas con los operarios, y muchos afirmaron que sus animales se habían inflamado tras haber sido inoculados contra la aftosa.
En Buga, Valle, el productor Raúl Villa reclamó que no solamente se hincharon varias reses, sino que incluso 3 de ellas abortaron por primera vez desde que cría vacunos.
“Algunas presentaron tumores en el cuello, a un toro se le reventó eso. Lo peor son las 3 vacas abortadas, que yo digo que debe ser la vacuna porque no estaban próximas pero ya tenían a 7 meses. A mí nunca me había pasado y yo siempre he vacunado vacas preñadas”, comentó.
La molestia del ganadero es evidente, pues deja de renovar su hato ganadero y, más grave aún, deja de recibir la leche que esperaba que sus vacas empezaran a producir. Añadió que una de las vacas de un vecino suyo también abortó, mas no logró precisar si ocurrieron casos similares en la zona.
La vacunación contra aftosa es obligatoria en todos los animales, incluyendo reses en cualquier estado de preñez. Si bien hay un riesgo de abortos en hembras primerizas, este se minimiza siguiendo algunos cuidados, como no estresar a los animales o vigilarlos en las primeras horas después de la inoculación.
Ante esta situación, el gremio ejecutor, la Cooperativa de Ganaderos del Centro y Norte del Valle, Cogancevalle, anunció que se hará una indagación y se tomarán medidas correctivas, por lo cual solicitaron que los ganaderos afectados lo comuniquen a su despacho y al ICA.
Respecto a la renuncia del programador y de los antiguos vacunadores, CONtexto ganadero se comunicó con un representante del gremio para aclarar la situación.
“Esto se dio por un cambio en la forma cómo hoy la Cuenta hace las programaciones y los cumplimientos de las metas. Con la salida del programador más antiguo (del proyecto local), ha habido cierto trauma, pero no sé si hubo problemas personales o laborales”, señaló.
Sobre la elección del personal, precisó que la CNCL escoge a los funcionarios que visitan las fincas y los capacita en los procesos de aplicación y transporte del biológico. Para él, “la Cuenta hizo bien la selección”.
Por lo pronto, Villa espera que alguna entidad les responda por sus animales y le aclare las razones por las cuales perdió 3 de sus crías.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: ContextoGanadero

Publicidad