28 de noviembre de 2017 03:37 AM
Imprimir

Colombia dejó de producir 80 mil toneladas de carne en los últimos 3 años, señala Fedegán

Un comparativo de las cifras de sacrificio reportadas por el DANE entre los periodos de enero a septiembre de 2015 y 2017, dan cuenta de la disminución de la oferta de carne, a la vez que se aprecia el enorme esfuerzo de los ganaderos reflejado en el aumento de eficiencia.
La comparación de las cifras de sacrificio bovino en los últimos 3 años muestra un panorama agridulce.
Por una parte, el sector ofrece menos carne a los consumidores colombianos, lo cual es la consecuencia lógica de la disminución del hato, de la ausencia de políticas públicas para dinamizar el sector, y del sacrificio ilegal, entre otros, pero por otra parte, los indicadores de eficiencia muestran signos positivos.
En efecto, mientras en el período enero-septiembre de 2015, se faenaron 2 millones 953 mil 463 cabezas, en este año el sacrificio descendió a 2 millones 517 mil 674 animales. Es decir, que el sacrificio cayó en cerca de 436 mil cabezas que, en términos porcentuales, representa una caída de 17.3 %.
La contracción del sector es de tal magnitud, que entre estos dos periodos dicha actividad económica dejó de percibir cerca de 939 mil millones de pesos.
Mayor impacto para el mercado interno
Sin embargo el impacto para el consumo interno es mayor en razón a las exportaciones de ganado en pie, que pasaron de 43 mil 785 cabezas a 81 mil 396, registrando un aumento entre esos dos períodos 37.576 animales, es decir un aumento del 46,2 %. Pese a esto, la cifra de 2017 es inferior a la registrada en 2016 en 11 mil 113 cabezas, explicable por los problemas de fiebre aftosa registrados en los meses anteriores de este año.
Aumenta eficiencia ganadera
Hoy los ganaderos están llevando a sacrificio animales más pesados. El promedio de peso al sacrificio en machos pasó, de 448.9 kilogramos en 2015 a 458,5 kilogramos en 2017. Este es un aumento importante de 9,6 kilos por animal, que representa un aumento de peso de 2.1 %.
Para hembras, el peso aumentó en mayor proporción. En 2015 el peso promedio al faenado era de 371,2 kilogramos y este año se registró para el mismo periodo comparado (enero-sept) de 382,6 kilos. Esto representa un aumento de 12,5 Kilos, que equivale a 3.2 %
En cuanto al rendimiento de la canal – machos, éste aumentó de 52 % a 53,1 % (1,1 kilos más), que equivale a un incremento de 2,1 %. Para hembras también aumentó pero levemente, al pasar de 51.3 % a 51.5 %.
Lo anterior significa que cada día los ganaderos se esfuerzan por mejorar sus ganaderías, pese a mantenerse las condiciones adversas para ejercer dicha actividad productiva.
Son evidentes las falencias en el sector originadas en la destrucción de vías terciarias, especialmente en invierno, en el aumento de inseguridad registrada por el alarmante crecimiento del abigeato y el carneo, y desde luego en la competencia desleal que representa el desmesurado contrabando, y el la ausencia de políticas públicas que han olvidado por completo el tema del repoblamiento bovino o de mejorar las condiciones de crédito para el sector agropecuario en general.
Menos carne se produce hoy
A pesar del aumento de eficiencia del sector ganadero, la disminución del sacrificio ha impactado sustancialmente la oferta de carne para el mercado interno. En 2015, entre enero y septiembre, Colombia produjo 619 mil toneladas de carne en canal, y este año sólo ha llegado a 539 mil toneladas.
“Es una caída de 80 mil toneladas entre 2015 y 2017 (enero-septiembre), que equivales a una disminución de 14,,8 %, y que indudablemente resta dinámica a la actividad ganadera e impacta el consumo per-cápita de los colombianos”, afirmo José Félix Lafaurie, Presidente ejecutivo de Fedegán.
Agrego que, “De mantenerse esta tendencia, a la vuelta de pocos años nuestra ganadería sería desplazada por las importaciones, máxime que ya nos acercamos a la apertura total con los TLC, y economías como la de México que buscan donde colocar sus productos luego de que el TLCAN muestra resquebrajamiento, o como la de Brasil que ve dificultades cada día mayores en colocar sus productos en Rusia y en los mismos Estados Unidos”.
“Las cifras hablan por sí solas, y se convierten en un llamado para el Gobierno, para enderezar el rumbo que se perdió estos últimos tres años. Aún hay tiempo”, concluyó Lafaurie Rivera.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: ContextoGanadero

Publicidad