29 de noviembre de 2017 01:36 AM
Imprimir

Trastornos reproductivos, respiratorios y locomotores en avicultura

En este artículo se resumen algunos de los problemas respiratorios y metabólicos más comunes en reproductoras y pollo de engorde de América Latina

En las aves reproductoras pesadas algunos de los problemas más comunes están relacionados con desórdenes o trastornos reproductivos y enfermedades respiratorias.

En pollos de engorde existen muchas patologías pero las que agrupan los problemas locomotores son comunes en todas las regiones de América Latina. La identificación de estos problemas requiere de una investigación exhaustiva que debe comenzar por conseguir una historia clínica completa.

Desórdenes/trastornos reproductivos

Los trastornos reproductivos son frecuentemente derivados de alteraciones metabólicas asociadas a problemas no infecciosos del tracto reproductivo de gallinas al inicio del ciclo de producción de huevos.

Entre las causas más comunes de alta mortalidad de gallinas en la fase inicial de producción los desórdenes reproductivos juegan un papel de primordial importancia y estos pueden prevenirse o controlarse en muchos casos.

Cuando las operaciones de reproductoras experimentan alguna combinación de cualesquiera de los siguientes desórdenes reproductivos en lotes jóvenes es probable que existan factores de manejo, nutrición y alimentación que predispongan o contribuyan al desarrollo de estos problemas (Tabla 1).

Las gallinas de hace 10-15 años eran muy distintas a las gallinas modernas en cuanto a su conformación y tendencia para acumular tejido muscular.

Hoy día la mayoría de los problemas no infecciosos o transmisibles que causan alta mortalidad en reproductoras están asociados a sobrepeso y exceso de desarrollo de músculo de pechuga.

desordenes-reproductivos

Tabla 1. Desórdenes reproductivos y factores predisponentes

La causa principal sigue siendo el crecimiento insuficiente y la baja uniformidad del peso corporal durante el periodo crítico de formación del esqueleto

Esto puede ser exacerbado por programas de alimentación muy agresivos aplicados inmediatamente después de la fotoestimulación pues generan rápida ganancia de peso, frecuentemente con consecuencias reproductivas graves.

El objetivo es un desarrollo óptimo del esqueleto durante el periodo crítico de desarrollo óseo entre las 4 y 6 semanas de edad, ya que existe una correlación marcada entre la composición esquelética y el desempeño reproductivo, la persistencia de la postura y la calidad del cascarón.

Es importante recordar que “el éxito de producción de huevos depende de un correcto levante de pollonas”

El manejo de reproductoras modernas es más complejo que en el pasado

  • Es evidente que existe una mayor tendencia a depositar tejido muscular y por lo tanto hay una mayor necesidad de vigilar cuidadosamente el peso corporal y de supervisar más esmeradamente la distribución de alimento.
  • El avance genético y la selección para un rápido crecimiento en pollos de engorde implica un gran desafío y un conflicto con los objetivos de la reproducción.
  • La sobrealimentación puede causar excesivo desarrollo folicular, lo cual puede desencadenar numerosos síndromes, muchos de los cuales han sido resumidos en la Tabla 1.
Problemas respiratorios
problemas-respiratoriosLos agentes virales más comúnmente observados en Latinoamérica vinculados a enfermedades respiratorias incluyen el virus de Newcastle, Bronquitis Infecciosa, Influenza Aviar y Metapneumovirus Aviar.Agentes bacterianos de origen primario o secundario incluyen Avibacterium paragallinarum y Pasteurella multocida.

Esta última se asocia con frecuencia a casos de septicemia. Todos estos agentes pueden interactuar con Mycoplasmas (MG y MS) y con bacterias oportunistas como E. coli, Ornithobacterium (ORT), Bordetella y otras

Si bien estos agentes han sido reportados desde hace bastante tiempo en la industria, su constante reaparición puede explicarse por condiciones deficientes de bioseguridad e higiene que permiten su circulación entre las operaciones o granjas afectadas.

Repercute directamente sobre la factibilidad de implementar medidas de bioseguridad efectivas:

  1. El emplazamiento de las operaciones
  2. La urbanización alrededor de los centros productivos
  3. La antigüedad de los galpones (en muchos casos las instalaciones datan de hace más de 30 años)
  4. La presión de producción, que a menudo compromete los descansos sanitarios.

Una de las situaciones de mayor riesgo es la producción en granjas multiedades, ya sea por necesidad de aprovechar el uso de la tierra, por falta de inversión en nuevas instalaciones o por pobre estimación del crecimiento productivo.

Un caso especial son las granjas de crianza de pollonas en cercanía a granjas de producción de huevo comercial multiedades, agravándose la situación por la implementación de planes de vacunación para cada edad con aplicación constante de vacunas con virus activo.

Muchos productores entienden este riesgo y han diseñado en su lugar programas de vacunación que consideran promedios de edades o frecuencia deseable de re-vacunación en lugar de edades cronológicas para cada lote por separado.

El virus de la Bronquitis Infecciosa es el protagonista principal en cuadros de caída de postura con alteración de la calidad del cascarón, pérdida de la incubabilidad y caída en los índices de nacimiento. A menudo hay aumento de mortalidad por complicaciones bacterianas.

Se piensa erróneamente que los títulos de anticuerpos logrados al inicio de la postura durarán toda la vida del lote sin considerar que la circulación de virus activo proveniente de las crianzas encontrará aves susceptibles tan temprano como a las 30-35 semanas de edad.

En estos casos es muy difícil controlar la circulación del virus solo extremando las medidas de bioseguridad y debe considerarse la posibilidad de implementar un plan de vacunación en producción sincronizado con la aplicación de vacunas en crianza cuando esté justificado.

A menudo se observa que las parvadas en producción son vacunadas contra enfermedades respiratorias como Newcastle cada 10 semanas.

En estos casos puede fácilmente incorporarse también la aplicación de vacuna contra Bronquitis Infecciosa, ya que el personal encargado de las vacunaciones ya conoce la logística de este manejo.

Una de las principales desventajas de los planes de vacunación en producción es que el personal podría olvidarse de realizarlo con los intervalos necesarios, generando así problemas productivos similares a los observados con circulación del virus de campo.

Es fundamental implementar y asegurar los planes de bioseguridad y vacunaciones, además de contar con programas de vigilancia y monitoreo de enfermedades bien diseñados con base en los desafíos locales.

El uso de herramientas de diagnóstico como la serología y la detección molecular (PCR, RT-PCR, ReTi-PCR o qPCR) es necesario para tener una mejor visión de la epidemiología de las enfermedades locales y para poder optimizar los programas de vacunación.

Pollos de engorde

pollos-engordeEn pollos de engorde nos enfocaremos en problemas locomotores.

Los problemas de patas en pollos de engorde son una preocupación universal y constante por su alto impacto económico y por su relevancia en bienestar animal. Estos problemas generan pérdidas directas por mortalidad o eliminación de aves. También se producen pérdidas indirectas por mermas en el desempeño económico, rasguños, celulitis, decomisos en planta de proceso y disminuciones en la calidad de canales.

En términos generales la integridad del sistema musculoesquelético es clave para alcanzar el éxito en productividad, bienestar animal y calidad de producto final.

Los problemas de patas del pollo son multifactoriales y el manejo de la parvada juega un papel fundamental.

Existen causas infecciosas y no infecciosas.

NO INFECCIOSAS

  • Deformidades angulares (congénitas, valgus/varus)
  • Espondilolistesis (“kinky back”)
  • Nutricionales (Raquitismo bajo en fósforo; o bajo en calcio y/o Vitamina D3)
  • Discondroplasia tibial

INFECCIOSAS

  • Condronecrosis bacteriana con osteomielitis también denominada necrosis de la cabeza del fémur
  • Osteoartritis vertebral
  • Sinovitis bacteriana

Los problemas no infecciosos tienen factores predisponentes como es la conformacion corporal que predispone a valgus/varus. Se habla de que la falta de ejercicio es un factor que predispone a espondilolistesis. Algunas deficiencias nutricionales pueden dar como resultado problemas de raquitismo.

El crecimiento rápido (factor genético) aunado a imbalances nutricionales (principalmente de calcio/fósforo; disturbios ácido-base; o imbalances de electrolitos) pueden también generar discondroplasia.

Es importante reconocer que con frecuencia los problemas infecciosos se presentan como consecuencia de anomalías no infecciosas.

Por ejemplo, Staphylococcus aureus y Enterococcus cecorum son las bacterias más comúnmente aisladas en infecciones bacterianas de huesos y articulaciones.

Como se mencionó antes, la selección genética para crecimiento rápido puede ser un factor predisponente, pero esta misma selección genética está al mismo tiempo trabajando constante y eficientemente en la disminución de los problemas locomotores.

Un diagnóstico preciso de los distintos problemas locomotores es crucial para su posible control y es necesario indicar si el problema es bilateral, su prevalencia, documentar posibles tratamientos, etc. Es recomendable adoptar algún sistema de evaluación de la locomoción y postura de las aves para clasificar los problemas de locomoción y su grado de severidad, además de mantenerse al tanto de tendencias en problemas de locomoción.

ESTUDIO

En un estudio recientemente publicado en la revista científica Poultry Science se mostró la evolución de la salud de las patas en 3 líneas genéticas puras (A, B y C) de pollo de engorde tras un periodo de 25 años de selección genética.

Las características evaluadas incluyeron:

  • Deformidades de los huesos largos
  • Dedos torcidos
  • Discondroplasia tibial
  • Quemaduras del tarso

El estudio demostró que, en conjunto, la selección para mejorar la salud de las patas a través de una intensa clasificación, la aplicación de una política estricta de eliminación de las familias afectadas, y la identificación de las familias con mejor integridad musculoesquelética han rendido buenos frutos.

Se han desarrollado varios métodos para medir la prevalencia e intensidad de cojeras en pollos. Estas metodologías utilizan escalas de 0-5; mientras que otras usan escalas más simples de 0-3. Es más fácil usar escalas simples para poder entrenar más fácilmente al personal de campo en el uso de estas herramientas.

Las escalas simples consideran calificaciones de 0 = Normal, con piernas bien aplomadas; 1 = Patas semi-abiertas; 2 = Patas semi-abiertas y postración relativamente prolongada; y 3 = Sin posibilidad de caminar y apoyándose sobre las alas.

Otra herramienta efectiva para monitorear la salud de las patas es registrar la cantidad de aves que se eliminan por problemas de patas.

Es muy importante el tener una clara idea y un entendimiento básico de las principales causas de problemas de patas para poder implementar planes de control específicos según sea necesario

El control de los problemas de patas se apoya en algunos aspectos básicos:

  • NUTRICIÓN

Evitar deficiencias e imbalances de Ca++, P y Vitamina D3; hacer un correcto uso de enzimas y considerar su termoestabilidad; evitar la destrucción de vitaminas por problemas de condiciones de almacenamiento o de rancidez de grasas y aceites; y mantener el equilibrio ácido-base en la formulación.

  • INCUBACIÓN

Estudios recientes en los EEUU han demostrado que las altas temperaturas durante la incubación pueden causar diversos problemas de patas en pollitos de engorde jóvenes, pero no hay evidencia clara de que los problemas de patas observados en pollos muy pesados hayan sido iniciados por prácticas anómalas en la planta de incubación.

  • MANEJO

El manejo de la parvada está estrechamente vinculado a una óptima salud de los aplomos y debe enfocarse a conseguir un desarrollo temprano adecuado medido en peso corporal en relación al estándar de la línea genética. La temperatura inicial, la disponibilidad de alimento y la calidad del agua de bebida son puntos críticos a revisar. El mantenimiento de una buena calidad de cama es esencial para la óptima salud de los cojinetes plantares y minimizar las pododermatitis.

  • SALUD & SANIDAD

Es recomendable evaluar regularmente la salud intestinal y respiratoria mediante necropsias de campo rutinarias. Deben tomarse medidas correctivas oportunamente si es que son necesarias.

El objetivo es “mantener a los pollos apoyados sobre patas sanas” reduciendo al mínimo el raquitismo y los problemas metabólicos que afectan a los huesos, y al mismo tiempo deben reducirse al mínimo posible los episodios de enteropatías

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: avicultura.info

Publicidad