29 de noviembre de 2017 00:33 AM
Imprimir

Los aditivos fitogénicos para potenciar el bienestar avícola

Un planteamiento alternativo para fomentar la salud intestinal de los animales de granja consiste en la combinación de los efectos beneficiosos de los aditivos fitogénicos con los efectos antibacterianos de los ácidos grasos esterificados de cadena corta y media

La salud intestinal es un factor crucial para una producción avícola. Si el objetivo es conseguir el máximo rendimiento animal y la máxima rentabilidad agrícola, primero se debe contar con un tracto gastrointestinal sano y estable.

Sin embargo, las aves de corral se enfrentan a numerosas amenazas para su integridad intestinal y no sólo debido a un aumento mundial de los sistemas de producción sin antibióticos: ahora más que nunca, la industria busca contraestrategias eficaces para superar los problemas causados por los trastornos intestinales.

Coccidiosis

La coccidiosis constituye un importante motivo de preocupación a nivel universal en la producción de pollos de engorde y pavos que provoca pérdidas económicas de varios millones de dólares al año. La coccidiosis es una enfermedad grave causada por un parásito protozoo que daña la pared intestinal de las aves. En pocas palabras y simplificando mucho: tras la ingestión por vía oral de ooquistes esporulados, distintas especies del género de parásito Eimeria son capaces de reproducirse en el tracto gastrointestinal y provocar daños en los tejidos; en el intestino, los patógenos producen grandes cantidades de ooquistes nuevos, que serán expulsados a través de los excrementos de las aves.

En condiciones climáticas adecuadas (que suelen darse en los criaderos de aves de corral), estos ooquistes esporulan y vuelven a ser infecciosos. Debido a la relativa brevedad —aunque específica de la especie— del ciclo de reproducción de los parásitos, que dura de cinco a siete días, una parvada de aves puede infectarse en un período relativamente corto.

En el caso de infecciones subclínicas por coccidiosis, se reducirá el rendimiento de la producción por un crecimiento débil y una conversión alimenticia deficiente y, además, las aves serán más vulnerables a otras enfermedades como la enteritis necrótica, provocada por las infecciones de Clostridium perfringens o Salmonella.

Si no se tratan a tiempo, estas contaminaciones por Eimeria llegan a ser graves y se convierten en infecciones clínicas.

Tal como ya hemos mencionado, las distintas especies de Eimeria provocan distintos síndromes de enfermedades específicas: Por ejemplo, la Eimeria brunetti es muy patógena y causa lesiones que se limitan a la parte inferior del intestino delgado. A diferencia de la Eimeria tenella, afecta principalmente al ciego, que se llenará de sangre coagulada y se hinchará gravemente, provocando la presencia de sangre en los excrementos. La tabla 1 ofrece un resumen de la patogenicidad de varias especies distintas de Eimeria.

patogenicidad de varias especies distintas de Eimeria.

Tabla 1. Patogenicidad de varias especies distintas de Eimeria.

Lo más importante para proteger las aves de la coccidiosis es contar con un programa de prevención adecuado, que incluya un control permanente de la presión de infección en combinación con métodos de limpieza y desinfección apropiados. Asimismo, controlar el riesgo de coccidiosis es una de las herramientas más importantes para prevenir otro trastorno intestinales: la enteritis necrótica.

Enteritis necrótica

La bacteria asociada a la mayoría de problemas que se producen en el intestino de los pollos es el Clostridium perfringens, que causa la enteritis necrótica. Tal como hemos explicado para la coccidiosis, la enfermedad clínica puede tener efectos devastadores en la producción de pollos de engorde y pavos. Incluso en su forma subclínica, puede ejercer un impacto negativo significativo sobre los parámetros de producción y está asociada a problemas de residuos húmedos y a un rendimiento productivo deficiente.

En parvadas con enteritis necrótica aguda, las aves mueren rápidamente; en brotes con un curso más dilatado, se observan síntomas tales como una depresión del crecimiento, una reducción de la ingesta de alimentos, reticencia a moverse, plumas arrugadas y diarrea.

Una importante lesión habitual consiste en la formación de una pseudomembrana acoplada a la mucosa intestinal, principalmente en el intestino delgado. La hemorragia y la hiperemia pueden estar asociadas a las lesiones de la mucosa. Aún no se comprende plenamente la patogénesis de las enfermedades. El Clostridium perfringens también está presente en el intestino de las aves sanas.

Se cree que son necesarios los siguientes dos requisitos para una inducción de la enteritis necrótica: en primer lugar, la presencia de factores que provoquen daños a la mucosa intestinal (por ejemplo, la coccidiosis) y, en segundo lugar, la presencia de un recuento superior a lo normal de Clostridium perfringens en el intestino.

La producción de toxinas (especialmente, la α-toxina y la β-toxina) por parte de estas bacterias constituye un importante factor de virulencia, que destruye las membranas celulares y provoca incluso efectos sistémicos y la muerte al pasar al torrente sanguíneo.

¿Qué son las sustancias fitogénicas?

Desde hace casi 30 años, la empresa austriaca Delacon ha desarrollado aditivos fitogénicos para alimentos balanceados, los cuales representan una alternativa natural para las empresas y los productores pecuarios que se dedican al desarrollo de programas de alimentación animal sin antibióticos.

Delacon es el líder mundial en aditivos fitogénicos y, con la ayuda de una intensa investigación a lo largo de varios años, ha conseguido sacar estos productos de origen vegetal de su segmento de mercado marginal, convirtiéndolos en productos de uso mayoritario.

Los aditivos fitogénicos para alimentos balanceados suelen definirse como aditivos para alimentos balanceados de origen vegetal o botánicos y representan un grupo de sustancias naturales que se usan en la nutrición animal. Estas sustancias bioactivas se derivan de hierbas, especias, otras plantas y sus extractos. Pueden constar de numerosos grupos de principios activos tales como sustancias picantes, sustancias amargas, aceites esenciales, saponinas, flavonodies, mucílagos y taninos.

Debido a su amplia variedad, los aditivos fitogénicos para alimentos balanceados ofrecen mucho más que propiedades de sabor. Aunque generan numerosos efectos, su principal objetivo es potenciar el rendimiento de los animales.

Combinación de sustancias fitogénicas y ácidos grasos

Por tanto, otro planteamiento alternativo para fomentar la salud intestinal de los animales de granja consiste en la combinación de los efectos beneficiosos de los aditivos fitogénicos con los efectos antibacterianos de los ácidos grasos esterificados de cadena corta y media. En un ensayo realizado en EE.UU., se demostró que esta combinación de compuestos (Biostrong® Forte, Delacon) mejora la eficacia del rendimiento de las aves corral incluso en condiciones difíciles que conlleven una enteritis necrótica.

Los resultados (Imagen 1) muestran que, aumentando el tiempo de aplicación de la combinación (seguida por una administración exclusiva de los aditivos fitogénicos para alimentos balanceados), se producía una mejora del índice de conversión alimenticia (ICA) y del peso corporal (PC) en el día 49.

Combinación de sustancias fitogénicas y ácidos grasos

Tabla 1. Combinación de sustancias fitogénicas y ácidos grasos

En lo que respecta al rendimiento, la administración de la combinación del aditivo fitogénico con ácidos grasos de cadena corta y media esterificados durante 28 días tuvo una eficacia igual a la aplicación de 20 ppm de virginiamicina en el grupo de control positivo. Esta combinación también tendió a reducir la incidencia de lesiones por enteritis necrótica en un 40 % en comparación con el grupo de control negativo, siendo similar al grupo de control positivo.

Conclusión

Los trastornos intestinales, como la coccidiosis o la enteritis necrótica, representan factores cruciales que reducen el rendimiento de la producción avícola, restringiendo el bienestar de los animales y provocando drásticas pérdidas económicas en los sistemas de producción de aves de corral a nivel mundial.

Mantener la integridad intestinal en los pollos constituye un objetivo principal particularmente en producciones pecuarias en las que no se usan agentes antimicrobianos o solo en cantidades reducidas: los aditivos fitogénicos para alimentos balanceados pueden contribuir con esta estrategia de forma segura y natural. Dado su contenido en una gran variedad de principios activos, los aditivos fitogénicos para alimentos balanceados representan una de las herramientas más prometedoras e importantes para contrarrestar los problemas intestinales en la producción pecuaria.

Se ha demostrado que, dentro de una estrategia de alimentación integrada, los aditivos fitogénicos son eficaces para mejorar el rendimiento de las aves de corral incluso en condiciones difíciles si se combinan con ácidos grasos de cadena media. Delacon, el pionero y líder mundial en aditivos fitogénicos para alimentos balanceados que deja actuar a la naturaleza, ha desarrollado Biostrong® Forte, una potente herramienta para una producción avícola sin antibióticos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: avicultura.info

Publicidad