29 de noviembre de 2017 15:09 PM
Imprimir

Los países que protegen la pesca ilegal en Argentina

China, Corea del Sur, Taiwan y España con más de 400 barcos se llevan 500.000 toneladas de recursos de nuestro país. Por LT10 un especialista explicó en que consiste la práctica ilegal

La pesca ilegal en el Mar Argentino, que genera un gran perjuicio económico y ambiental al país, se fue potenciando con el paso de los años. Se estima que son más de 400 las embarcaciones que cada año realizan estas maniobras ilegales frente a la Patagonia, lo que les permite llevarse más de medio millón de toneladas de recursos.

En diálogo con LT10 Milko Schvartzman, especialista en Conservación Marina y ex coordinador de Océanos Greenpeace comentó como se lleva a cabo estas prácticas ilegales.

“A 360 km de la costa, donde termina la zona económica exclusiva Argentina hay una especie de ciudad de más de 400 barcos que pescan al borde del límite y cuando no hay vigilancia ingresan ilegalmente para depredar los recursos argentinos”, explicó en El cuarto poder.

Pero ese no es el único problema, según relató Schvartzman “producen contaminación porque no tienen ningún control, utilizan mano de obra esclava y son subsidiados por los Estados de bandera“.

Los países que protegen la pesca ilegal en Argentina

Por este motivo, el especialista explicó que Argentina “tiene que desplegar fuerzas como el ARA San Juan y poner en riesgo la vida de cientos de tripulantes“. No obstante, estas maniobras no son suficientes ya que “nuestro país no ha tenido una política diplomática sólida para presionar a estos países”, manifestó.

La mayoría de la flota son pertenecientes un 40% a China, 20% a Corea del Sur, otro 20% a Taiwan y un 15% a España.

“Estos barcos calculan que capturan más de 500.000 toneladas al año de más que nada calamar y otras especies de peces”, estimó Schvartzman y agregó: “Puede llegar a los 1.000 millones de dólares al año que son recursos que generan un impacto terrible en el ecosistema marino”.

La gran riqueza de recursos que poseen nuestras aguas lleva a que sea un lugar predilecto para la práctica ilegal. “Lo que ocurre aquí no es algo común en el mundo. Está entre las cuatro regiones de mayor pesca ilegal del planeta”, comentó.

La imágen que retrata el problema

Una imagen de este año, captada por una de las aeronaves, permite ver la “ciudad flotante” de la que habla el especialista. “La mayoría de estos barcos pescan calamar y utilizan potentes luces para atraer el alimento y luego al calamar”, explicó.

 

El ARA San Juan, involucrado en la causa

Convocado para realizar tareas de vigilancia ante una problemática fuera de control, el submarino ARA San Juan cumplía funciones de monitoreo y notificación de buques clandestinos cuando tuvo lugar su desaparición en aguas patagónicas.

Problema en crecimiento

“Cada día son más los barcos”, contó Schvartzman y calculó que “si esto sigue así, en 4 o 5 años vamos a tener 1.000 barco peleándose por el último calamar o la última merluza del Atlántico Sur”.

Por este motivo, se genera “un impacto muy grave en la cadena alimentaria” y  “un impacto económico en la pesca legal de los países de latinoamérica”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad