2 de diciembre de 2017 01:13 AM
Imprimir

Por qué la carne artificial puede desatar una revolución

Su irrupción desafía a la industria y también a los consumidores; según una encuesta del BID, sólo el 8 por ciento de los ciudadanos de la región lo considera un invento positivo.

La carne artificial también presenta desafíos para el mundo de los negocios. La comercialización de este producto puede afectar a la industria ganadera local, que en 2016 produjo 2,6 millones de toneladas de carne bovina y exportó por más 1.000 millones de dólares. Sin embargo, algunos especialistas creen que ambos modelos productivos pueden coexistir.

Lo cierto es que este tipo de carne tiene defensores y detractores: mientras que para los primeros tiene menor impacto ambiental, introduce mejoras en la seguridad alimentaria y evita la cría y faena de animales para consumo humano, los críticos advierten que aún no está claro cómo serán regulados estos alimentos y que su producción puede implicar incluso una mayor emisión de gases de efecto invernadero.

Como lo señala Gustavo Beliz, Director del INTAL: “La carne artificial propone un cambio disruptivo en la producción y el consumo, que pronto estará entre nosotros. Tenemos que prepararnos porque puede ser una revolución que cambie nuestra economía fomentando el desarrollo de nuevos negocios.”

Fuente: La Nacion

Publicidad