8 de diciembre de 2017 13:07 PM
Imprimir

Cómo enfrentar el mercado climático

El mundo mira atento el desarrollo de la campaña en Sudamérica. En nuestro país la falta de lluvias generó subas. Qué precio es el más conveniente

Entramos en el momento del año donde el clima sudamericano mueve fuerte a los precios. Esto nos llevó de la zona de los u$s260 a los u$s270 para la soja y se despiertan las alarmas para aprovechar valores que son muy buenos a la luz de los costos y los valores que se usaron para tomar la decisión de venta. Sin embargo la razón de la suba es el riesgo productivo en Argentina, y no son pocos los que en estas condiciones no se animan a vender por temor a no cosechar toda la soja presupuestada. Sin embargo el mercado nos ofrece alternativas para capturar buenos precios sin comprometer la entrega.

Comencemos analizando el nivel de precios. Después de una campaña 2016/17 muy buena en Brasil y Argentina, EE.UU. cosechó también una gran cantidad de soja y los stocks terminaron subiendo. Esto debería generar precios más bajos. Pero la demanda se está llevando rápidamente la producción adicional, por lo que el mundo vuelve a depender de una nueva cosecha récord sudamericana. No obstante por nuestras latitudes todo es incertidumbre.

Normalmente el momento de mayor riesgo climático para Sudamérica es cuando la soja pasa a las etapas reproductivas entre enero y febrero. A esta altura del partido está recién terminando la siembra en Brasil y promediando en la Argentina, y como en esta época del año generalmente llueve, los problemas climáticos no suelen durar mucho. No obstante la volatilidad se hizo presente. En octubre el clima seco en el norte de Brasil empujó las cotizaciones. Luego empezó a llover, y los precios aflojaron. Pero en las últimas semanas las lluvias son esquivas para nuestro país y tenemos quince días por delante secos. Esto lleva al mercado a cargarse de expectativas.

Con esta descripción la duda siempre es hasta dónde puede llegar esto. El año pasado la soja nueva llegó a trabajar en la zona de los u$s280. Pero como este año para mayo vamos a acumular ya una quita de 2,5% de derechos de exportación, “matemáticamente” podríamos acercarnos a los u$s290 la tonelada. Esto seguramente hace dudar a los productores locales sobre vender a u$s270 que como ya dijimos genera una rentabilidad más que interesante.

Pero la duda también viene porque si efectivamente el clima es cálido y seco en enero/febrero, los productores argentinos podrían ver caer el rinde. Si un productor espera trillar 40 qq/ha de soja y decide vender a u$s270, el 50% de su producción esperada, ante un evento climático que lo lleve a 20 qq/ha de productividad podría terminar con el 100% de su soja comprometida.

Aquí es donde podemos recurrir a las opciones. Comencemos por definir que mientras la soja mayo 2018 cotiza en los u$s270, la posición noviembre lo hace en u$s286. Si destináramos un 3% del valor de la soja a hacer coberturas, podríamos invertir hasta u$s8 por tonelada. Con ese dinero podríamos asegurar un piso para noviembre en u$s272 y nos sobraría un vuelto. Esto se logra comprando el PUT noviembre 2018 de precio de ejercicio u$s272 con un costo de unos u$s7.

Pero aún si no se quisiera correr con el gasto de pagar por las coberturas, se podría recurrir a poner ese piso de 272, pero asumiendo el compromiso de que si el precio llegara a dispararse hasta los u$s304 tomaríamos ese valor de venta.

Esto se logra comprando el PUT noviembre 2018 de precio de ejercicio u$s272 con un costo de unos u$s7, y vendiendo el CALL de 304 por el cual se cobraría una prima similar. El mercado a término nos pedirá que dejemos depositado unos u$s12 en concepto de garantías, y si el mercado se dispara por encima de u$s304 se repongan diferencias diarias por el compromiso asumido como techo.

Es importante aclarar que el PUT comprado implica sólo un derecho, pero no la obligación de vender. El techo si es una obligación de quedar vendido a u$s304, pero llegado el caso de que el mercado se dispare, digamos a u$s320, si no disponemos de la soja, es posible anular la operación pagando la diferencia en contra (320 304 = 16 dólares por tonelada).

En definitiva, por medio de opciones podemos asegurar para noviembre un valor mínimo similar a los que hoy cotiza la soja para mayo, y esperar tranquilos hasta tener mayor certeza del mercado climático.

Análisis de Mercado de Fyo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad