9 de diciembre de 2017 08:46 AM
Imprimir

La grieta uruguaya

El sector rural tiene razón en sentirse incomprendido por el público urbano y por lo menos parte del gobierno
Imaginemos que un emprendedor decide arriesgar y producir trigo. Pide un crédito, arrienda la tierra o usa la suya propia, contrata gente, prepara la tierra, comprar los insumos, paga los sueldos, gasta en sembrar, y arranca.
Supongamos que siembra unas 100 hectáreas, ha preparado la tierra, y los trigos (o las cebadas) asoman. Ha invertido unos US$ 300 por hectárea y por lo tanto va en un rojo de US$ 30.000. Y el frío que no llega. Se va julio y sin frío, con muy poco sol. Avanza agosto y se va dando cuenta que el rendimiento será bajo. ¿Qué puede hacer al respecto? NADA. Sin frío los trigos no macollan, es decir no sacan nuevos brotes desde el pie de la planta y por lo tanto el cultivo tendrá pocas espigas por hectárea y así, pocos kilos por hectárea.
Y van más de US$ 400 gastados. Muchas nubes, mucha lluvia, poco frío. Los hongos felices. Hay que invertir en fungicidas, hay que seguir fertilizando o abandonar y perderlo todo. Pero hay que apostar a un buen rendimiento. Se aplica urea. Y la lluvia la lava. La cuenta crece.
Se acerca la cosecha y los precios no reaccionan. La ex Unión Soviética tuvo rendimiento récord, en los mercados hay trigo a precio accesible. Pero anduvo bien, obtuvo 3.000 kilos en un año difícil. Cobra US$ 150 netos por la tonelada, obtiene US$ 450. Por cada hectárea trabajada perdió US$ 150. Algunos lo llamarán oligarca, pero él pasó seis meses trabajando estresado para perder, pagar la tierra y el crédito y renovar la apuesta a verano.
Y ahora en este mismo momento está esperando con los nervios de punta que aparezca una lluvia para no perderlo todo. Y quienes van a disfrutar de ese pan y de esa cerveza, no imaginan, no tienen la más remota idea de que cada día el agricultor se pregunta cómo pagará rentas, sueldos, y a esperar que el grano tenga calidad suficiente. El costo por hectárea, gracias a que este emprendedor ha sido muy riguroso, no se disparará finalmente a más de US$ 600 por hectárea.
Para algunos un oligarca, este emprendedor sabe que cada zafra está jugando con la tensión de los equipos que luchan por evitar irse a la B. Como este fin de semana lo harán El Tanque y la IASA, sin que ningún titular se ocupe de ellos.
No es distinta a la incertidumbre de otro productor que vive en las sierras, y ha apostado a las ovejas como desde hace tanto tiempo. Todo el año trabajando para que su producción sea ofrecida en noviembre. Y cuando llega noviembre, paro.
Aunque nos hemos jactado de no tener grieta como los argentinos; las tenemos y hay un riesgo en reabrirla. O en realidad ya está abierta. El sector rural tiene razón en sentirse incomprendido por el público urbano y por lo menos parte del gobierno.
Ese productor de corderos todo el año estuvo recibiendo la señal correcta de aumentar la producción. Arriesgó a que los perros, o los ladrones le llevaran el fruto de su trabajo. Recorrió durante las mañanas más gélidas, se apretó el cinturón durante todo el año y los tiene prontos para vender, y así pagar sueldos, aguinaldos. Llega el momento de vender y un conflicto del que es totalmente ajeno y libre de culpa, lo dejan sin poder vender, sin el dinero y con corderos que pasando determinadas referencias de peso se desvalorizan.
Pensemos en el productor de vacunos que está a las puertas de una sequía, debe invertir en alimento para sostener a los animales en el campo o vender animales para adaptar la carga animal a tiempos de sequía y tampoco puede vender y sabe que cuando pueda, en un torbellino que derrumba los precios. Y mientras no puede vender , ir perdiendo el pasto que le va quedando.
Es en ese contexto que llega el aumento de las tarifas, que para muchos productores significan muchísimo más que para el uruguayo urbano. Más en el bolsillo y como concepto. El transporte de insumos, el preservar cientos o miles de litros de leche fríos apenas la leche sale del animal, sembrar, cosechar, todo requiere energía. Gasoil y electricidad son precios hipersensibles.
Pero sobretodo la percepción es que todo un esfuerzo que lleva años de bajar costos para resistir la baja de los precios internacionales y el costo diferencial que Uruguay tiene, no es correspondido. Que el Estado no es un socio sino un insensible recaudador. Que cuando hay un conflicto gremial el Estado no es un actor ecuánime. Que la balanza siempre cae hacia el mismo platillo.
Para muchos ciudadanos urbanos la percepción es también distante como si una gran grieta separara. En el imaginario de muchos uruguayos urbanos, el empresario rural sigue siendo un poderoso que alardea de su camioneta 4×4 y que en forma egoísta piden más beneficios que no tienen los que no tienen tierra ni 4×4 para trabajar.
Ser empresario rural es asumir mucho más riesgos. Como los que cultivan frutales de hoja caduca y no tuvieron el frío necesario en este invierno y tienen una muy pobre cosecha de duraznos en este momento y tendrán una magra cosecha de manzana más adelante. Cuando los precios suban, el consumidor urbano pensará que del otro lado hay un productor que se enriquece, cuando sucede todo lo contrario.
Propone Francis Fukuyama que la confianza es el motor básico de la prosperidad, los lazos de mutua solidaridad, la percepción de que los distintos componentes de una sociedad forman parte de un mismo equipo con objetivos que no son incompatibles pero van más allá del mero beneficio personal.
La suba de tarifas coincide con el momento más difícil del agro desde 2002. La sequía, la huelga y las dificultades comerciales golpean. Las industrias lecheras pequeñas y medianas están en el CTI. Esta misma semana una industria acordó con sus trabajadores postergar los pagos salariales. La perspectiva que tenemos como productores de alimentos de calidad, inocuidad y valor agregado ambiental es maravillosa, pero duele ver el presente, mucho más grave de lo que muchos imaginan y que en un país de Oceanía tendría conmovida a la población de las ciudades. Allá no tienen grietas, aquí es momento de pensar cómo evitarlas.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Observa

Publicidad