11 de diciembre de 2017 12:21 PM
Imprimir

UE: Comercio libre sí, alimentos no

Tal como lo había anticipado Ángela Merkel, Europa no abrirá el mercado de alimentos en un acuerdo con el Mercosur

El acuerdo entre la UE y Mercosur para un supuesto libre comercio podría firmarse en el segundo trimestre de 2018. Pero los europeos ya deslizaron que en dicho tratado no incluirán la compra de más alimentos, que es precisamente el fuerte de los países del Mercosur.

El anticipo lo había dado con toda claridad la Canciller de Alemania a mediados de este año cuando advirtió que “no se verán colmados todos los deseos de la Argentina”. También cuando frenó al presidente Macri que habló de un mayor ingreso de alimentos al Viejo Continente. La Canciller teutona le aclaró al mandatario argentino que había que tener cuidado con eso porque “Argentina es muy competitiva” en esa materia.

En el marco de las negociaciones por el tratado entre ambos bloques, los europeos volvieron a avisar que la importación libre de alimentos no es algo que estén dispuestos a discutir ni mucho menos a incluir dentro del acuerdo. Tal vez, algunos productos puntuales como miel y frutillas. Pero en otros rubros como carne vacuna y los biocombustibles, donde Argentina juega fuerte no habrá “libre mercado”. Según los trascendidos, en la mesa negociadora estaría la posibilidad de ampliar en apenas 70 mil toneladas cierto cupo para el ingreso de carne vacuna, para todo el Mercosur. En el potencial reparto de esa cuota, el volumen que quedaría para Argentina no sería muy considerable. En la actualidad, Argentina posee la cuota Hilton, con 30 mil toneladas, y en 2015 se dio el acceso a la cuota 481, de 27 mil toneladas -aunque éstas no son únicamente para la Argentina-.

En el caso de la carne vacuna, también hay que destacar que Argentina exporta a Europa por fuera de las cuotas antes indicadas cierto volumen importante. En ese caso, el arancel que paga en Europa es del 55% del valor del producto. En la cuota Hilton es del 20% y la cuota 481 no tiene arancel. En las negociaciones con la Unión Europea, por el momento -y no se espera que ocurra en las negociaciones-, no se puso en discusión la rebaja de los aranceles generales. O sea que la carne vacuna, por fuera de las cuotas, seguirá pagando el 55% para poder ingresar al viejo continente.

En otros casos, como las exportaciones lácteas desde Argentina, no se espera ningún tipo de apertura del mercado europeo, que está sumamente cerrado debido a los aranceles que aplica a las importaciones de esos productos. Uno de los casos más simbólicos es el de la manteca, que en la combinación de aranceles (sobre el valor/ fijos, etc.) tiene que pagar un 264% del valor del producto para poder ingresar a Europa. Por supuesto, es un arancel que excluye la posibilidad de exportar ese producto, y las ventas desde Argentina son cero. Según especialistas del sector consultados por El Enfiteuta, en el rubro quesos, por ejemplo, Argentina es deficitaria con Europa debido precisamente a la protección que tiene el producto allá.

Pese a este escenario, en el gobierno señalan que el acuerdo donde ingresan el 90% de las posiciones arancelarias y el resto se mantiene bajo la etiqueta de “sensibles” es un paso importante para el ingreso de las inversiones productivas en materia industrial, algo de lo que la industria nacional no está muy convencida.

Para la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) el acuerdo que el Gobierno busca cerrar entre el Mercosur con la Unión Europea que “equivale a una sentencia de muerte para la industria nacional”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Enfiteuta

Publicidad