12 de diciembre de 2017 11:18 AM
Imprimir

Los usos industriales del azúcar crecerán esta campaña en Europa

El aumento de la producción de azúcar previsto en la UE para esta campaña 2017-2018 se verá atenuado por la caída de las importaciones, por el aumento de los usos industriales -incluido biodiésel- y las mayores exportaciones de esta materia prima, que podrían duplicarse.

El Departamento francés de productos de la agricultura y la mar (FranceAgriMer), se espera que el consumo doméstico europeo sea estable para la elaboración de alimentos de consumo humano, frente a un ligero aumento para usos industriales, como el biodiésel.

La cosecha europea de azúcar podría aumentar en esta campaña hasta los 20,2 millones de toneladas en la UE, frente a los 16,8 millones obtenidos durante el ejercicio 2016-17.

La producción mundial de azúcar mejorará en 11 millones de toneladas, hasta superar los 179 millones de toneladas, ya que se esperan ascensos de cosechas en India, UE, Tailandia y China. Esto daría lugar a un superávit de 5 millones de toneladas, mientras que el pronóstico de consumo mundial será de 174 millones.

La Azucarera de Toro, en imagen de archivo. Foto: Jesús de la Calle-Ball

La Azucarera de Toro, en imagen de archivo. Foto: Jesús de la Calle-Ball

No obstante, los excedentes podrían reducirse a 3 millones de toneladas de cara a la próxima campaña, la 2018-19.

La Comisión Europea, en el marco de su Observatorio del Mercado del Azúcar, augura una fuerte caída de las importaciones europeas de azúcar desde terceros países.

La disminución de las compras europeas de azúcar, observada ya en 2016-17, se confirma al comienzo de la temporada 2017-18, especialmente en el contexto de los tratados preferenciales con los países de África, el Caribe y el Pacífico y las naciones “menos avanzadas” (ACP-PMA) o bajo los acuerdos de “Todo Menos Las Armas”.

Más ventas a Oriente Próximo

En contraste, se detecta un claro aumento en las exportaciones de azúcar de la UE en los primeros dos meses de la temporada 2017-18. Los países del Mediterráneo y Medio Oriente han absorbido hasta ahora más de la mitad de las exportaciones de azúcar de la UE, con Israel, Egipto y Argelia como principales compradores.

La UE podría, en el futuro, desarrollar sus exportaciones hacia los países del Golfo, según se concreta el informe, que advierte de que la rentabilidad de las refinerías en estos últimos se ve ahora desafiada por el final de las cuotas azucareras y la liberalización del mercado comunitario.

Fuente: EFE

Publicidad