12 de diciembre de 2017 17:49 PM
Imprimir

A dos años del nuevo gobierno: ¿Qué opina el campo?

Al cumplirse la mitad del mandato del gobierno de Cambiemos, los actores políticos, gremiales, productivos y empresariales hacen un balance de la gestión de Mauricio Macri.

La gestión nacional al mando de Mauricio Macri llegó a los dos años. Es por eso que consultamos a los actores más importantes del sector y todos realizaron un balance de este período en los principales temas que afectan al campo: retenciones, exportación, ROES, impuestos, reforma laboral, créditos, inversiones, logística, costos, economías regionales, entre otros. Esto fue lo que opinaron:

Los reclamos gremiales

Omar Príncipe, Presidente de la Federación Agraria Argentina:

“Siempre valoramos la apertura al diálogo porque creemos que es la manera de mejorar y producir el cambio en la matriz productiva que venimos pidiendo hace mucho. Vemos que el gobierno está en piloto automático con el sector agropecuario. Hay falta de definiciones para identificar los distintos sectores del agro. Hay un gran esfuerzo por creer y hacer creer que el campo es algo homogéneo. Hay mucho por hacer y visibilizar en la sociedad y agenda política, que el campo no es todo igual, no somos todos iguales y que necesitamos políticas públicas que deberían ser políticas de Estado para garantizar el acceso al trabajo, la tierra y la producción de pequeños y medianos productores, que somos los que generamos el valor agregado y la toma de mano de obra que necesita el país”.

Dardo Chiesa, Presidente de CRA:

La gestión del presidente ha sido positiva en función de que cambió el respeto institucional en la República Argentina. Para nuestro sector volvió la libertad de comercio, se eliminaron los ROES, las trabas y se eliminaron retenciones. En soja falta todavía, pero vamos por ese camino. Queda por delante en este marco trabajar porque Argentina quedó cara, ya que el gobierno encaró una lucha contra la inflación y el desafío es que tenemos un dólar retrasado, (no pretendemos una devaluación) y pretendemos una reforma impositiva y laboral que nos baje costos para retomar competitividad. Nuestros productos tienen calidad y nos cuesta hacer negocios en el exterior, nos cuesta colocar productos porque estamos en una relación de precios caros. Hay mucho que debatir y trabajar. Hubo aumento de inmobiliarios que no deberían haberse producido, problemas con el gasoil, con los impuestos internos y muchísimo más para debatir. En general el balance no es malo, y fuerte el desafío”.

Contratistas, fabricantes y empresarios

Raul Crucianelli, Presidente de CAFMA: 

“Tuvimos un 2016 de transición y un 2017 donde la demanda se afianzó. Con respecto al 2018, me gustaría que tengamos un año en el que podamos dormir tranquilos. Nosotros tenemos todas las ganas de trabajar y de progresar, pero éste sigue siendo un país caro. Por ahora los anuncios que hizo el Gobierno, no pasaron de anuncios. Tenemos que achicar la carga impositiva y para eso hay que achicar el Estado. En la actualidad, el sector tiene una carga impositiva que representa el 40% del valor de una máquina, con esos números no podemos exportar ni competir con las multinacionales que quieren venir a Argentina. Si queremos apertura tenemos que tener herramientas. Para eso, el achique del Estado es fundamental, así como el cambio en el sistema laboral”.

Jorge Scoppa, Presidente de FACMA:

Yo voté a este gobierno. Estamos muy complicados en este momento por los costos, por el clima y los campos inundados, pero apostamos a crecer porque sabemos que en Argentina si te quedás detenido perdés. El gobierno no nos dio nada hasta ahora, solo nos bajó un poco las retenciones. Tampoco bajó mucho las tasas de interés para la maquinaria, tenemos que volver al 6% de tasa para poder comercializar mucho más volumen de maquinaria. Tengo un pedido de audiencia con el nuevo ministro de Agroindustria para ver cómo continúan y para que bajen las tasas de interés porque tenemos un envejecimiento de 8 a 10 años de la maquinaria agrícola que es mucho para Argentina porque tiene mucho desgaste. Además los repuestos son muy costosos”.

Carlos Castellani, titular de Apache:

Estamos muy contentos porque desde el 2015 que llegó este gobierno, las fábricas de maquinaria tenemos un protagonismo importante. Hemos invertido y muchas fábricas también lo están haciendo. La salida del cepo, la baja de las retenciones y los créditos de los bancos a largo plazo produjeron una reactivación en las fábricas. Ojalá que la inflación sea definitivamente derrotada para que llegue la financiación para los proyectos a tasas de un dígito. Yo lo veo positivo, estamos creciendo, antes funcionábamos nosotros solos. Yo tengo fe porque el presidente quiere hacer las cosas bien. El mundo nos ve bien“.

Bruno Rolandi, Vicepresidente de RolandH:

En un principio se notó el freno en el país, pero fue hasta que la gente cambió el chip y la mentalidad y cada vez se está animando. Los que están en el campo proyectan y ese es nuestro público. Eso a nosotros nos sirve porque acceden a financiación, y va todo de la mano de un crecimiento que cada vez va a ser mejor y es una cuestión de continuar trabajando y acompañar el proyecto de la mejor forma”.

Cadenas de valor

Alberto Morelli, Presidente de Maizar:

“Como balance de estos dos años estamos conformes, ya que se tomó la medida que estábamos esperando hace mucho y que era uno de los factores que hacía que el maíz no creciera en Argentina, que son las retenciones y los permisos de exportación. Creo que eso fue clave y casi se duplicó el área de maíz y para nosotros fue realmente muy importante. Otro aspecto positivo es el avance que se hizo con la bioenergía, donde el maíz y el sorgo tienen un lugar importante. Se acaba de licitar en el Renovar 2 así que estamos muy conformes. Esperamos que haya nuevas licitaciones. Creemos que el camino del etanol y del biogás que recién está creciendo en Argentina es el camino que hay que seguir. Muchas zonas alejadas van a poder tener gas, electricidad y combustible y eso va a potenciar a las economías regionales, que cada uno pueda desarrollarse en el lugar donde vive y no tener que migrar a los centros urbanos en busca de trabajo”.

Luis Zubizarreta, Vicepresidente de ACSOJA:

Creemos que hubo un cambio radical muy favorable para la producción, ya en el desarrollo del interior argentino y en definitiva del país. En primer lugar un mercado libre de cambios transparente que junto con la apertura de los registros de exportación de maíz y trigo y la rebaja de retenciones impactó muy positivamente en el sector agroindustrial. Por otra parte, vemos con agrado el foco que el gobierno le está poniendo a la baja de los costos portuarios y al desarrollo de una mejor logística interna a través del ferrocarril y del movimiento fluvial. Creemos que es muy importante terminar de reglamentar la ley de acceso abierto al ferrocarril y sería deseable acelerar la reducción del nivel de retenciones de la soja”.

David Hughes, Presidente de Argentrigo:

“Ha sido muy positivo para el sector y para la cadena del trigo. La eliminación de las restricciones a la exportación y los derechos a la exportación estimuló a los productores a volver a apostar por la producción de trigo e incorporación del cereal en las rotaciones. Esto dio muy buenos resultados, que se vieron reflejados en el volumen de producción, así como en la calidad producida, impactando en el producto bruto de trigo, aumentando los ingresos en toda la cadena. Se pudo volver a mercados desatendidos de trigo y harina, así como llegar a nuevos mercados. Logrando una muy buena satisfacción de los clientes por la calidad del producto exportado. Argentina recuperó su puesto como uno de los principales exportadores de trigo, alcanzando el 7° puesto a nivel mundial y posicionándose como 4º exportador de harina de trigo. Con la posibilidad aumentar la exportación a nivel regional debido a la variación en la producción y a los requerimientos de los países de la región”.

Guillermo Pozzi Jáuregui, Presidente de Asagir:

“En concreto, la agricultura está muy satisfecha con los primeros dos años de gestión de este gobierno con el enfoque que le ha dado a la solución de problemas y la forma de encararlos. Todavía quedan cosas por hacer pero era tal el desastre que se generó en la agricultura argentina a partir de 2008, después de la resolución 125, que eran muchos los temas que había que resolver como compromiso y desafío del nuevo gobierno y lo ha hecho muy bien. La primera gran medida que tomó este gobierno fue la eliminación de las retenciones en girasol. Nosotros estábamos gravados con el 32 % y eso eliminaba la competitividad del cultivo en Argentina y a nivel mundial. En nuestro caso particular la eliminación de retenciones del girasol llevó a un incremento del área  de 1 millón 400 mil hectáreas a 1 millón 800 mil hectáreas y este año podríamos haber crecido más de no haber sucedido las inundaciones de la región oeste de la provincia de Buenos Aires y el este de La Pampa que también es una consecuencia de malas políticas anteriores, la no ejecución del toro hidráulico y el uso de esos recursos para otros fines”.

Organismos: Agricultura, ganadería y lechería

Raul Cavallo, Presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires:

“Durante el primer año de gestión transcurrió una campaña agrícola que recogió los beneficios del cambio de política y los resultados fueron concluyentes: campaña de producción récord, un fluido comercio de granos y en competencia entre los actores de la demanda, recuperación de volúmenes exportables y se evidenció una mejora en los paquetes tecnológicos empleados y de ciertos indicadores de sustentabilidad ambiental. El nivel de actividad en crecimiento permitió, además, que la recaudación fiscal no se resintiera aún a pesar de la eliminación de los derechos de exportación para gran parte del sector y de la reducción en el complejo sojero. En este segundo año, estamos ante un nuevo contexto que mejoró la situación previa y este nuevo escenario de políticas permite pensar nuevos desafíos. Nos exhorta a pensar las limitantes que tenemos para seguir creciendo, por ejemplo en infraestructura y las variables que afectan la competitividad (simplificación administrativa). Entramos en una nueva etapa donde la sintonía fina puede explicar las grandes diferencias”.

Raúl Cata, Presidente de la Mesa Nacional de Productores Lecheros:

Hay un problema que parecería que estuviera afuera del sector, pero es serio. Es la situación de Sancor. Una empresa de ese tamaño, ha demostrado la situación crítica del sector y se hace evidente que son problemas políticas. Se está empezando a tener un sistema estadístico claro. Todavía las fuentes marcan números muy distintos, tanto SENASA como lo que se plantea de Agroindustria o algunas entidades”.

Mario Ravettino, Presidente del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas:

“Para mi es altamente positiva. Es la primera vez en la historia que un presidente recibe seis veces en el año a la cadena de ganado y carnes para interiorizarse en la problemática y para implementar soluciones. Otras están en discusión. Tanto el presidente como el nuevo ministro, tienen la más amplia predisposición para trabajar en lo que el sector necesita”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agrofy News

Publicidad