14 de diciembre de 2017 13:22 PM
Imprimir

“Vamos a ser también una compañía de semillas y será en el corto plazo”

Por Sergio Persoglia. Se lo dijo a Punto Biz Gustavo Portis, director de Agro del gigante alemán BASF para Argentina, por la compra del negocio semillero de Bayer.

La agroindustria global atraviesa una gran transformación que impacta directamente en Argentina. Hay varias fusiones de gigantes en marcha (Dow-Dupont, Syngenta- Chemchina, Monsanto-Bayer) y como parte de esos procesos algunas compañías deben desprenderse de parte de sus negocios. Así sucedió con el negocio de semillas del gigante alemán Bayer, que lo vendió a otro grande de ese país, BASF. Su director de Agro para Argentina, Uruguay,  Paraguay y Bolivia, Gustavo Portis, habló con Punto Biz y analizó a fondo este momento bisagra del sector.

– La empresa que usted dirige en la Argentina estaba 100% enfocada en el negocio de agroquímicos. ¿Ahora será también un semillero?

– Efectivamente. Vamos a ser también una compañía de semillas. Y eso va a suceder en el corto plazo. En 2007 entramos en el negocio de la biotecnología, en el que tenemos, por ejemplo, los “traits” de resistencia al herbicida Dicamba, que ya están en las sojas que se venden en EE.UU. Así, tendremos biotecnología, semillas y, por supuesto, agroquímicos.

– Además de completar la oferta desde esos tres lugares, ¿qué le agrega el negocio de semillas a una compañía como la suya?

– En el mercado en general, es cada vez más difícil tener moléculas de agroquímicos efectivas y que cumplan con todas las regulaciones. Así, se fue reduciendo la capacidad de las empresas de producir innovación y los portfolios de productos son cada vez más comoditizados. Pero ese no es el caso de BASF: el 30% de nuestra facturación viene de productos que tienen menos de 5 años en el mercado. Así que lo que se presentó ahora fue la oportunidad de entrar en un negocio de valor que complementa el que ya tenemos. Bayer tenía que desprenderse de ese negocio por cuestiones regulatorias, para poder comprar Monsanto, y lo aprovechamos.

– ¿Qué va a pasar concretamente con las marcas de soja de Bayer en Argentina, como Credenz, que tienen una buena participación de mercado?

– Vamos a tomar esa marca y también a todas las estructuras vinculadas a ella. Vamos a preservar todos los puestos de trabajo y seguramente en el año que comienza ya la estaremos manejando, posiblemente a partir de marzo o abril.

– ¿Cómo ven hoy el negocio de semillas en la Argentina?

– Tiene muchas posibilidades de crecer fuerte, si se aprueba la nueva Ley de Semillas que se está tratando de consensuar entre todos los actores. Al comienzo, nosotros tendremos un negocio que seguirá siendo 80% agroquímicos y 20% semillas, aproximadamente, pero con un nuevo marco esta último parte puede crecer rápidamente.

– ¿Será posible finalmente que se apruebe una nueva norma, después de tantos años de falta de acuerdo?

– Las posiciones se han acercado mucho, particularmente sobre cuestiones básicas como el respeto a las patentes y el uso propio oneroso. En esto fue clave el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere. Esperamos que pueda darle el impulso final a este tema.

– ¿Qué panorama se abre si eso sucede?

– Estarán dadas las condiciones para que desde BASF podamos darle a los productores y distribuidores una oferta súper completa de productos, que nos permitirá seguir creciendo fuerte. En los últimos 4 años, en agroquímicos nos expandimos a una tasa de dos dígitos, mientras el mercado argentino se mantuvo estabilizado en U$S2.500M.

Fuente: Punto Biz

Publicidad