14 de diciembre de 2017 23:01 PM
Imprimir

Los antibióticos promotores de crecimiento no son aceptables para la OMS

Según la OMS, es crucial enfrentarnos a uno de los mayores desafíos sanitarios del momento: el uso descontrolado antibióticos en la producción animal.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado unas directrices en las que resalta la necesidad de prohibir el uso de antibióticos como promotores de crecimiento y para la prevención de enfermedades en animales destinados al consumo humano.

A pesar de que en la actualidad muchos países ya han tomado medidas para reducir el uso de antibióticos – en la UE se prohibió el uso de antibióticos como promotores de crecimiento en los animales de abasto 2006 -, aun quedan países en los que se emplea hasta el 80% de los antibióticos más relevantes en el tratamiento de animales, algunos de ellos como promotores de crecimiento en animales sanos.

Gracias a la restricción del uso de los antibióticos en animales destinados al consumo humano, se ha demostrado que se puede reducir la aparición de resistencias en hasta un 39%

En su comunicado, la Organización señalado el uso desregulado de los antibióticos como uno de los desafíos sanitarios más importantes a los que nos enfrentamos en la realidad y que “el uso excesivo de antibióticos en animales puede contribuir al surgimiento de resistencia a los antibióticos”. 

Tal es la importancia de estas resistencias antimicrobianas, que actualmente ya se están produciendo problemas asociados a bacterias causantes de infecciones graves frente a los que no existe un tratamiento antibiótico eficaz, haciendo necesaria la investigación de terapias alternativas.

Desde la OMS se ha matizado que “los animales sanos solo deben recibir antibióticos para prevenir enfermedades diagnosticadas en otros animales de su mismo rebaño o en una población de peces”.

No obstante, en el caso de que el tratamiento de animales enfermos con antibióticos sea necesaria, su aplicación debe hacerse siempre previo a un estudio en minucioso por parte del veterinario, con el antibiótico más adecuado en cada caso y de forma responsable.

Asimismo, se recomienda encarecidamente evitar el uso de antibióticos clasificados como “críticos” para la medicina humana en el animales de producción, reservándolos como tratamiento de último recurso.

Con el fin de minimizar el uso de estos antibióticos en la producción animal, la OMS propone la implementación de medidas que mejoren las condiciones higiénicas de las explotaciones y el diseño de programas de vacunación más eficaces.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Efeagro

Publicidad