15 de diciembre de 2017 11:58 AM
Imprimir

Los frigoríficos deberán pagar el IVA a cuenta por una medida de la AFIP

Mientras los europeos no se deciden a avanzar en el libre comercio, los chinos continúan creciendo vertiginosamente como compradores de carne ovina y vacuna de Uruguay

Si una de las características de la ganadería en los últimos 15 años es la estabilidad, la irrupción de China como comprador hegemónico de la carne uruguaya parece consolidar esa perspectiva.

Uruguay puede producir carne, que en Asia tiene un mercado imposible de saturar. Al que complementan otros mercados más tradicionales. También se nota cuando la economía de Brasil mejora.

Pero, en particular, el crecimiento de las compras de China es el cambio más estructural para el sector cárnico desde la demanda en este siglo.

Hubo otros momentos en los que EEUU y Rusia compraron volúmenes muy importantes. Pero fueron sucesos pasajeros. Lo de China está destinado a permanecer. Y de eso dio muestras en las compras de este año. Y va a generar que haya un crecimiento en el volumen exportado y en el precio promedio obtenido.

China volvió a crecer como comprador de carne uruguaya, lleva la mitad de la carne vacuna que Uruguay produce y cerrará el año aportando US$ 600 millones en facturación al sector cárnico.
Desde que Uruguay llegó a las góndolas chinas, su participación en ese mercado no para de crecer a cifras asombrosas: 22% en facturación y 18% en volumen en este año. Porque no solo se exporta más carne, sino que se va colocando a mejor precio.

En lo que va del año, China adquirió 50 mil toneladas más que el año pasado, es decir, más del doble de la cuota que Uruguay tiene en EEUU. De ese modo, por primera vez pasarán las 200 mil toneladas adquiridas en un año.

Se trata del proceso más impactante sobre la ganadería uruguaya de esta década. China no existía como mercado hasta 2010. En 2013 superó las 50 mil toneladas compradas; en 2015, las 100 mil toneladas; y este año, las 200 mil.

Básicamente pareciera que puede comprar todo lo que sea producido. Y el impacto de compras tan abundantes se siente en el conjunto.

Carnes

 

El mejor año en una década

Por otra parte, Uruguay cerrará el mejor año como exportador de carne vacuna desde 2006. Además del mayor volumen colocado desde aquel año –y aún creciendo en la cantidad de carne colocada–, se logra también una mejora en el precio promedio obtenido. Que tal vez haya hecho piso en US$ 3.400 durante 2016 y el primer semestre de 2017, y empiece una recuperación gradual de la mano de los mercados que están por abrirse. En 2017, serán colocadas unas 440 mil toneladas de carne vacuna.

El crecimiento en las exportaciones será de 2,5% en volumen, con el gran motor de China, que tendrá un crecimiento de 17%, respecto al año anterior. Pero el crecimiento será mayor en la facturación, ya que sube el precio promedio de la carne exportada. El año pasado terminó en US$ 3.399 la tonelada y en lo que va de este año el promedio va en US$ 3.436 la tonelada.

Durante 2017 ha mejorado el precio de lo exportado a China y también el del otro 50% de carne que va al resto de los países. Y en este caso el destaque corresponde a Brasil, que no cambia mucho el volumen de compra pero lo hace a precios bastante mejores a los que se habían obtenido el año pasado.

El precio promedio de la carne comprada por Brasil sube 18%, a US$ 5.118 la tonelada, unos US$ 800 por encima de los precios del año pasado, con alta incidencia de la exportación de picañas y como precio por tonelada solamente es superado por la Unión Europea, que pagó en promedio US$ 6.008 la tonelada, 4% menos que en 2016. El de Brasil es el segundo mejor precio obtenido.

Lo importante de China es la complementariedad, ya que se lleva los cortes de menos valor que de otra manera serían más difíciles de vender y se pagarían a un precio menor.

El precio promedio pagado por China, aun en alza, está lejos de lo que pagan la Unión Europea o Brasil. Promedia en lo que va del año US$ 2.742 por tonelada, unos US$ 100 más que el año pasado. Pero eso solo significa que asegura una buena comercialización de toda la res, cortes valiosos del trasero para Europa y Brasil (picaña), cortes del delantero para China e Israel.

Las exportaciones a la Unión Europea vienen en un leve pero persistente declive. Siguen siendo las exportaciones con más valor por tonelada, pero en 2017 terminarán por debajo de los niveles de 2016, tanto en volumen como en precio. Es una baja leve, de 2%, pero que también tiene su descenso en el precio, que disminuye 4%.

Por cada tonelada de carne uruguaya que va a los europeos, cuatro van para China. Se colocarán poco más de 50 mil toneladas, a un precio promedio que estará cerca de los US$ 6.000 la tonelada, y la facturación seguirá siendo la segunda más importante, pero el consumo no levanta y tampoco las ventas de Uruguay. Generará US$ 300 millones, unos US$ 10 millones menos que el año pasado. Es un declive estructural del consumo. Y las demoras en el acuerdo de libre comercio agregan dudas sobre lo que depare 2018 en el mercado europeo.

El tercer protagonista de las ventas de Uruguay es EEUU, un mercado que permanece sumamente estable, entre una producción de carne que crece y una economía que también crece y genera una demanda sostenida. Si bien es el tercer mercado en términos de facturación, es el segundo en importancia en volumen colocado. Unas regulares 65 mil toneladas que hacen este año un promedio de US$ 3.350 la tonelada, frente a los US$ 3.400 la tonelada del año pasado.

Así como en Europa es un menor consumo lo que frena el precio, en EEUU es la alta oferta interna, y la competencia de las otras carnes lo que hace que el precio de exportación no prospere. Con una caída fuerte en las exportaciones a Canadá y México que por ahora no nos prestan demasiada importancia como exportadores de carne.

En suma, más distante el acuerdo de libre comercio con Europa, más ágiles las ventas con China en base a los protocolos firmados dos semanas atrás en Punta del Este y con la apertura de Japón próxima, sumada al comienzo de negociaciones por un acuerdo de libre comercio con Corea del Sur, la carne uruguaya se orienta al Pacífico más que nunca.

Puerto

 

Y también crece en carne ovina

Con un crecimiento de más de 50% respecto a los volúmenes colocados en el año 2016, este año es el de la consolidación de China como un mercado relevante para la carne ovina, que se suma a la Unión Europea (UE) y a Brasil como destinos principales para este rubro. Producción que, a pesar de las demoras en los embarques del final del año, tendrá un crecimiento importante que puede repetirse en el próximo año.

Brasil se consolidó como el principal destino de la carne ovina uruguaya y los precios de colocación subieron, aunque no tanto como en los vacunos: 3%. El precio de exportación de la carne ovina a Brasil pasó de US$ 5.150 la tonelada a US$ 5.300 la tonelada.

Entre tanto las exportaciones de China dieron un doble salto –en volumen y en precio–, que es 43% mayor al del año pasado. De esa manera desplaza a la Unión Europea del segundo lugar.

Por otra parte, se puede afirmar que demanda hay, transformaciones también y razones suficientes para pensar que todo lo que sea producido en el próximo año será absorbido por esa demanda. Con una producción ovina en gradual ascenso, con una performance reproductiva que parece mejor a la de años anteriores, que China crezca como comprador es toda una señal.

Fuente: Observa

Publicidad