15 de diciembre de 2017 12:26 PM
Imprimir

Merluza: Hasta el 23 de noviembre se pescó el 72% de la captura del stock sur

El dato surge en la presentación de la evolución de los desembarques durante la reunión de Comisión de Seguimiento de esa Pesquería. Recuperación del efectivo norte y pedido de los armadores para aplicar vedas móviles en el sur.

La Comisión de Seguimiento de Merluza arrojó algunos datos significativos que confirman la falta de incentivos de la flota para participar de la pesquería.

Hasta el 23 de noviembre pasado del stock del efectivo sur, que tenía una captura máxima permisible de 290 mil toneladas, se llevaban desembarcadas apenas 209.989, un 72% de lo autorizado según la Resolución 18/2016 del Consejo Federal Pesquero.

El stock del efectivo norte, que tenía una asignación de 30 mil toneladas, ya había registrados desembarques por 28.320 toneladas (94,4%) en tanto en las aguas compartidas con Uruguay, de las 50 mil toneladas, asignadas por la Resolución CTMFM 13/16, se llevaban pescadas el 58%.

Las cifras representan una merma del 4% en el efectivo Sur en relación al mismo período del año pasado, un 6% inferior en lo que hace al stock del Norte en la ZEEA, en tanto aumentó un 117% (16.600 toneladas) en las aguas compartidas con Uruguay.

Sumando las tres áreas los desembarques se mantienen estables en relación al año pasado, donde también se evidencia una supremacía de la flota congeladora (107 mil toneladas) por sobre la fresquera de altura (93 mil toneladas) en las descargas de hubbsi.

En la reunión de Comisión el INIDEP presentó las evaluaciones de los stocks norte y sur y las estimaciones de captura incidental en la pesquería de langostino.

Acompañaron a Otto Wöhler en el encuentro Patricia Martínez, Gabriela Irusta, Betina Santos y Fernanda Villarino. Las investigadoras del Instituto plantearon que el stock Norte, si bien se advierte un aumento de la biomasa debido a la disminución del esfuerzo pesquero, de Uruguay principalmente, no hay un aumento del reclutamiento.

Desde las empresas plantearon la posibilidad de aplicar un sistema de veda más dinámico y achicar los límites en algunas zonas. Particularmente Solimeno fue uno de los que más defendió la posibilidad de poder pescar juveniles dentro del área restringida, según confiaron asistentes a la reunión.

Los investigadores remarcaron que la permanencia de la zona de veda es lo que ha permitido la recuperación del stock sur. Si bien observaron esa dinámica advertida por los armadores, destacaron la importancia que esas zonas que se habiliten a la pesca deberían ser áreas de concentración de adultos “que no se han detectado”, señala el acta.

Desde el INIDEP valoraron la reducción de los descartes, lo cual redundaría sin duda en un incremento de la productividad y por lo tanto de la abundancia del recurso, para lo cual es fundamental la utilización de mecanismos de selectividad.

Desde las empresas plantearon la necesidad de proseguir con los estudios sobre artes de pesca y mecanismos alternativos, en tanto remarcaron la necesidad de promover un ordenamiento de la pesquería de merluza fuera de las 200 millas en función del aumento de las capturas de merluza y de abadejo en dicha zona por parte de flotas extranjeras.

Como incentivo para operar en esa zona los administrados solicitaron que los días de mareas realizadas completamente en esa zona se computen como paradas biológicas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Revista Puerto

Publicidad