16 de diciembre de 2017 11:01 AM
Imprimir

Un ciclo agrícola muy complicado por el clima

La falta de lluvias provoca incertidumbre en las siembras de segunda

Empezó con exceso y ahora enfrenta escasez de humedad y sequía en muchas regiones. La campaña agrícola viene complicada y amenaza con complicarse más por el agravamiento del enfriamiento del Pacífico y por pronósticos de La Niña, sinónimo de lluvias inferiores a lo normal. En el sur de Santa Fe, los lotes altos están sembrados con maíz de primera, que alcanzó 10-12 hojas y se detuvo, ahora tarda en florecer por la primavera fresca y por la falta de humedad.

Las sojas de primera de grupo corto que se pudieron sembrar en octubre están floreciendo con poco desarrollo y con perspectivas de cosecha en febrero. Las de grupo largo se está implantando en estos días en los lotes que recibieron algún chaparrón apuntando construir el rinde con las lluvias de febrero. Los girasoles de la zona se levantan 60-70 centímetros del suelo y resisten mejor la sequía, aunque la superficie no aumentó todo lo que se vaticinaba.

Por ahora, los productores no están comprometiendo volúmenes importantes con ventas anticipadas de maíz, por sus precios poco atractivos y por la incertidumbre sobre el rendimiento final por alcanzar. Sí están vendiendo alguna proporción de la cosecha esperada de soja de primera, una vez que observan cultivos logrados en suelos con disponibilidad de humedad luego de alguna lluvia, impulsados por los valores más rentables para mayo de 2018.

Fuente:

Publicidad