16 de diciembre de 2017 11:17 AM
Imprimir

Sin beneficios para el campo en la reforma impositiva

Los nudos tributarios principales del campo no se resuelven con los cambios propuestos para la reforma impositiva en Argentina.  Se dispone una reducción de la tasa del impuesto a las ganancias a partir del 2018 con el 30% que en el 2020 será del 25%. Es acertado disminuir el tributo y acercarse al promedio de […]

Los nudos tributarios principales del campo no se resuelven con los cambios propuestos para la reforma impositiva en Argentina.

Las condiciones para disfrutar de esta baja son capitalizar todas las rentas obtenidas. El método utilizado es gravar los dividendos explícitos por asamblea como también cualquier distribución de resultados que incluye los retiros de fondos de los socios. Se presume existencia de renta cuando se usan los bienes que le pertenecen a la sociedad y no se fije una retribución de mercado y en los casos que se abonen retribuciones a directivos/socios por encima de valores plaza. La tasa adicional de impuesto por dividendos y las situaciones mencionados, será del 7% o 13% para volver en forma integrada al 35% cuando los socios extraigan de cualquier forma la ganancia obtenida por la sociedad.

Por otra parte, el agro está obligado a valorizar las existencias de granos y hacienda a su valor de cotización al cierre del ejercicio. Como desde 1992 se prohíbe aplicar el ajuste por inflación para corregir los resultados impositivos, la distorsión es manifiesta. Un contribuyente puede no haber vendido nada en absoluto, y adeudar al fisco por esa “ganancia por tenencia”, que es francamente ficticia por no contemplar la desvalorización de la moneda. La reforma propone corregir esta distorsión, pero únicamente lo permite cuando el porcentual de inflación en Argentina supere el 100% en 3 años (33% para primer período de vigencia y 66% para el acumulado del siguiente). Ello es inadmisible en un contexto donde todo se dirige a que anualmente no supere un 18%.

El IVA prácticamente sin modificación que pueda aliviar a los productores agropecuarios del saldo a favor que acumulan por la aplicación del 10,5% para las ventas y 21% para compras e insumos. El proyecto sólo permite reintegrar el saldo proveniente de compra de bienes de uso cuando hubiera permanecido por más de seis meses.

El panorama no parece muy alentador, pero cierto es que la ley de pymes establece ventajas de inversión productiva, permitiendo un pago a cuenta del impuesto a las ganancias por el 10% del valor de las compras de maquinarias nuevas o usadas antes de finalizar 2018. El impuesto al cheque se neutraliza al compensarse en un 100% para las empresas que vendan hasta $ 19.000.000 anuales.

Santiago Sáenz Valiente

El autor es contador, especialista en temas tributarios del campo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Nacion

Publicidad