16 de diciembre de 2017 21:21 PM
Imprimir

Aspiradora brasileña: ¿corriente alcista para el trigo en marzo?

Al igual que el trigo, la soja y el maíz también tendrían tendencia alcista a partir de lo que suceda con el clima

El gobierno brasileño, a través de la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab), confirmó la baja registrada en la producción de trigo de Brasil. Será la menor de los últimos 10 años. Estima ahora la producción brasileña en 4,3 millones de toneladas, en sintonía con el último estimado elaborado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda) de 4,25 millones de toneladas. La merma de producción es consecuencia de la baja registrada en le cosecha de trigo en el estado de Río Grande do Sul, el segundo estado productor, donde se proyecta una caída del 38 por ciento con respecto a la campaña anterior. Factores climáticos como sequía durante la evolución de los cultivos, heladas en plena etapa de floración y excesivas lluvias durante el llenado del grano, provocaron fuertes bajas en los rendimientos y en la calidad del trigo brasileño.

La primera consecuencia es que Brasil deberá aumentar sus importaciones de trigo, y en este sentido ya se proyecta un volumen de importaciones récord, que puede llegar a 7,2 millones de toneladas de acuerdo a la Conab y a ocho millones de toneladas de acuerdo al Usda. Es por este motivo que los molinos brasileños hace varias semanas que vienen presionando al gobierno para que les permitan importar trigo proveniente de Rusia y otros países exportadores, libres de la influencia del arancel externo común del 10 por ciento intra- Mercosur. Por presión de nuestro Ministerio de Agroindustria, el gobierno de Temer confirmo que no permitirá el ingreso de trigo de otros destinos, en pleno ingreso de la cosecha de la Argentina y mientras la oferta del trigo de nuestro país sea suficiente para abastecer las necesidades de los molinos de Brasil.

Esta situación fue oportunamente percibida por los exportadores de Argentina. Prueba de ello es el volumen acumulado de compras de trigo por parte de la exportación que llega a casi seis millones de toneladas entre las compras forward anticipadas y las compras de las últimas cuatro semanas cuando ya dio comienzo la cosecha.

La estrategia de los exportadores está muy clara y definida: comprar todo el trigo disponible en cosecha, que es el momento donde hay oferta en cantidad, para luego tener suficiente volumen de existencias para ir vendiendo mensualmente a los molinos de Brasil. Da la sensación de que el trigo más barato será el de la cosecha, y hasta que esta termine. Pasada la presión de cosecha y la necesidad de ventas de los productores el mercado podrá entrar en una nueva corriente alcista, posiblemente marzo en adelante.

Maíz y soja, sostenidos

La situación climática esta impidiendo la siembra de los maíces de segunda y tardíos, que representan casi 60 por ciento de la superficie de siembra total. Los precios en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), continúan sostenidos y estabilizados en un piso de 150 dólares. Un mercado que muy pocas veces hemos visto, el maíz disponible a 150 dólares y el maíz diciembre 2018 en el mismo precio.

Lo mismo sucede en el mercado de la soja. Los precios del disponible a 266 dólares por tonelada es el mismo precio de la posición Mayo 2018. No hay pase financiero entre el disponible y las posiciones futuras largas, y este es un síntoma de la mayor necesidad de físico que sobre valúa a este mercado.

Hoy los cultivos de verano depende su futuro de un solo factor: el clima.

De continuar clima seco seguiremos viendo un mercado sostenido con alta volatilidad. Ahora bien, en cuanto aparezca una lluvia generosa en cantidad y cobertura, no nos salvamos de una fuerte baja, cuya magnitud de la misma dependerá del volumen de las lluvias.

Fuente: AgroVoz

Publicidad