16 de diciembre de 2017 21:42 PM
Imprimir

Productores en alerta por versiones de desregulación del precio de la yerba

Dicen que saldrán a la calle si se concreta esa medida, que estaría en estudio de Agroindustria.

Los productores yerbateros de Misiones amenazan con salir a las rutas si el Gobierno Nacional decide desregular el mercado de la yerba canchada (seca, sin moler), que actualmente está bajo la órbita del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM). El pedido habría partido desde dos grandes molinos y está en estudio en el Ministerio de Agroindustria.

Los yerbateros ya hablan de un tractorazo similar al que protagonizaron en 2001, cuando se instalaron con sus viejas máquinas frente a la Casa de Gobierno de Misiones durante largas semanas, hartos de percibir precios ínfimos por la materia prima.

Algunos dirigentes de Cambiemos buscaron quitarle dramatismo al planteo, asegurando que sólo son rumores, pero en el sector yerbatero dan por hecho el planteo de los industriales.

El mercado yerbatero estuvo desregulado en la década del 90 y las consecuencias fueron catastróficas: expulsión de pequeños productores que optaron por malvender sus chacras e instalarse en áreas urbanas. Esas tierras terminaron, principalmente, en poder de las grandes yerbateras que inundaron los campos con nuevas plantaciones, lo cual derivó en una sobreoferta y la consecuencia caída abrupta de los precios.Un avance en ese sentido implicaría una sentencia de muerte para el Instituto Nacional de la Yerba Mate, ya que sólo tendría injerencia en la fijación y control del precio de la hoja verde. Actualmente, el organismo establece los valores de referencia de la materia prima y canchada en marzo y septiembre.

La desregulación del mercado sólo beneficiará a uno de los eslabones de la cadena productiva: los industriales, que hoy día junto a los hipermercados se quedan con gran parte de la renta yerbatera.

Según difundió el sitio www.economis.com.ar, en 1990, un estudio de la Universidad Nacional de Rosario reveló que el sector productivo se apropiaba del 30 % de la renta mientras que el resto de los sectores (secaderos, molienda y comercialización) del 70 % restante. Ese porcentaje cayó en 2001, a un 9,09 %. Ese año, el precio de hoja verde equivalía al precio de un chicle.

Las asociaciones de productores ya enviaron una nota al ministro de Agroindustria, Luis Etchevehere, en la que dejan en claro su oposición a la desregulación. Alegaron que “el mecanismo de fijación de precios utilizado por el INYM responde a una herramienta que defiende el precio justo para productores y secaderos”.

El dirigente Cristian Klingbell, de la Asociación de Productores Agrarios de Misiones, advirtió que “si llega a salir esto por decreto, vamos a salir a las rutas a bloquear todo”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agritotal

Publicidad