18 de diciembre de 2017 13:06 PM
Imprimir

El problema: la falta de regulación en la cría y comercio de los caballos

La cría y comercio de los caballos se maneja en un entorno en el que aún falta un reglamento en cuestiones de cría y cruces, inseminación y clonación. Lograr tal régimen vendría a solucionar cuestiones meramente arraigadas con temas de la procreación como así también el cuidado de los caballos y su seguridad. Si bien […]

La cría y comercio de los caballos se maneja en un entorno en el que aún falta un reglamento en cuestiones de cría y cruces, inseminación y clonación. Lograr tal régimen vendría a solucionar cuestiones meramente arraigadas con temas de la procreación como así también el cuidado de los caballos y su seguridad. Si bien en los últimos tiempos se redujo el “abigeato” (delito que se consuma mediante el hurto del ganado), siguen siendo zonas calientes aquellas que tienen movimiento de animales para el deporte. Localidades como Pilar, Open Door, la Pampa fueron afectadas por este tema.

Cada caballo polero inscripto tiene su marca a fuego o su sello en el labio, lo que hace fácil el reconocimiento, si es yegua madre, padrillo o bien numero de cria. Fuera de ello existen las marcas propias de cada campo que deben estar aprobadas por la Asociacion Rural, que distinguen sus animales.

Desde la Asociación Argentina de Polo y junto con todas las empresas y sociedades se está llevando a cabo un trabajo conjunto para que se pueda regular el cuidado y venta. Por su parte, la Asociacion Argentina de Criadores de Caballos de Polo (ver recuadro en esta página) esta organizando la Jornada de Trabajo para la Aplicación del Documento Único Equino (DUE). En comunicación con El Cronista remarcan como objetivo principal, “ordenar la población equina, así como el sistema de traslados y control, combinando los sistemas de identificación clásicos con los sistemas modernos electrónicos (microchip), para crear un registro equino (ver pág. 8), que permitirá, por un lado, un seguimiento de los movimientos y así evitar el problema de abigeato como también un control sanitario sobre la población caballar”.

Otro desafío radica, siempre según los especialistas, en trabajar para optimizar, simplificar y agrupar la implementación de este sistema de forma sencilla para los criadores y consumidores de caballos. La meta final: lograr una actividad positiva y ordenada.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Cronista

Publicidad