18 de diciembre de 2017 14:47 PM
Imprimir

Recomendaciones para controlar la fiebre de embarque en ganado vacuno

La fiebre de embarque es el nombre común pasteurolosis bovina, se puede prevenir con adecuada higiene y se puede tratar con suministro de antibióticos. También se debe garantizar el bienestar del animal para mantener elevadas sus defensas.
El estrés producido por el transporte de los animales puede originar la aparición de esta enfermedad, de ahí su nombre.
Es una de las patologías respiratorias más comunes de los bovinos, que puede generar graves pérdidas económicas, desde reducción en las ganancias de peso, menor eficiencia en la conversión alimenticia, e incluso la muerte.
Los síntomas que exhiben las reses son fiebre, depresión, anorexia, dificultad para respirar, tos seca o húmeda, salivación profunda y secreción nasal. La falta de oxigenación puede provocar shock vascular y sobrecarga cardíaca, que conducen el deceso del bovino.
Para controlarla, los expertos hacen énfasis en 3 aspectos importantes: buenas técnicas de manejo en finca, uso racional de productos biológicos y cuidados en el transporte de ganado.
Además de un buen manejo, se recomienda aplicar vacunas clostidriales que estén contempladas en un plan sanitario organizado para el año, de modo que las vacas adquieran las defensas para combatir la afección.
No obstante, cuando ya se evidencian los primeros síntomas, hay que suministrar medicamentos como oxitetraciclina y ketoprofeno. La primera es un antibiótico que pertenece la familia de las tetraciclinas y ha mostrado una gran eficacia en casos de fiebre del embarque.
El ketoprofeno es un analgésico antipirético antiinflamatorio, que resulta ideal en el tratamiento de la fiebre del embarque. Algunos laboratorios venden ambos medicamentos en un solo producto para suministro a los bovinos.
Ante cualquier duda, no olvide consultar a un médico veterinario
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad