19 de diciembre de 2017 22:54 PM
Imprimir

Merilin Plus: biotipo que brinda más corderos por ovejas, lana más fina y otorga mayor rentabilidad en el negocio

Uruguay : Paraje El Águila. (Por Pablo Blanc). Para entender que se procura lograr con el nuevo Merilin Plus, la definición de Amaro Carlos Nadal es más que clara. “La idea es ofrecer al mercado un biotipo que brinde más corderos por ovejas, que se pueda criar bien en campo natural y que, a su […]

Uruguay : Paraje El Águila. (Por Pablo Blanc). Para entender que se procura lograr con el nuevo Merilin Plus, la definición de Amaro Carlos Nadal es más que clara. “La idea es ofrecer al mercado un biotipo que brinde más corderos por ovejas, que se pueda criar bien en campo natural y que, a su vez, las ovejas tengan un diámetro entre 20 y 21 micras –cuyo precio es prácticamente el doble que la de 24 micras–, con lana más blanca”.
Así puede resumirse lo que procura la Sociedad de Criadores de Merilin, cuando hace cuatro años atrás empezó a buscar que el negocio ovino de la raza sea más rentable. “Cuando el productor tiene necesidades comienza a buscar cosas diferentes o que lo puedan mejorar”, sintetiza el principal de cabaña “La Choza”, lugar en donde se realizó la jornada.
La Sociedad de Criadores de Merilin comenzó a trabajar hace algunos años sobre cómo mejorar y hacer más rentable esta raza histórica. “Y llegamos a la conclusión, de que ya que vamos a hacer algo genético, y tener el auspicio del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), con la presencia de genetistas importantes que trabajan desde hace muchos años, decidimos ir más lejos y meterle prolificidad aparte de mejorar su vellón y afinarlo”.
“Llegamos así a un biotipo doble propósito nuevo”, explica el titular de la gremial de criadores de la raza, que está “en base a Merilin en un 50% de sus genes, un 25% de Finnish Landrace y un 25% de Merino Australiano fino mocho, que nos asegura posicionarnos entre las 20 y 21 micras, con vellones más blancos y de mejor valor”. Y reitera que “hace cuatro años que venimos trabajando en forma callada y sin interrupciones y los resultados han sido muy interesantes”.
Entiende que en Uruguay cada vez hay un nicho “más grande para este prototipo nuevo de ovinos, porque consideramos que con los doble propósitos que hoy tenemos, incluido nuestro Merilin de 24 micras, estamos quedando por fuera de los mercados, y se está abriendo una brecha muy grande en cuanto a precio, y en el diámetro de la lana”.

 
VARIAS RUTAS
El proyecto tiene varias rutas, explica el ex centrodelantero de la selección uruguaya, pero la más directa, “es hacer una F1, que surja del Merino (elegido y fino) y del Finnish. Ese F1 cruzado con Merilin, te da el 50% de Merilin, y 25% de las dos razas mencionadas. Este es el Merilin Plus”, subraya. Pero también explica que “como los carneros Finnish x Merino son escasos, se puede tomar una ruta un poco más larga, que es cruzar Merilin por Finnish y esa F1, cruzarla con Merilin. Se obtiene una oveja 75% Merilin y 25% Finnish, por lo que estaría faltando el componente Merino. Pero ya le estás poniendo en la primera generación, la prolificidad del Finnish”, dice.
“Entonces esas corderas se preñan con 8 meses de edad y tienen más mellizos. Aquí lo que se hace con esas corderas es encarnerarlas con Merilin Plus puro, y en la próxima generación, ya estás en el Plus”, sostiene Amaro Nadal.
Aclaró que esto no es un tema de cabaña, sino que son productores comerciales que procuran obtener más corderos con sus ovejas. “La oveja es un gran complemento, sobre todo en campos donde hoy hay agricultura, pero ésta está flaqueando también”, dijo.
Son 10 a 12 cabañas las que están en el programa, “con más gente involucrada, y alrededor de 1.700 a 2.000 ovejas en el programa, que sin ser una enormidad, tampoco son pocas, y para el año que viene oscilaremos en los 1.000 corderos Plus puros”.

 
TRABAJAR
Nadal manifestó que “nosotros debemos trabajar en las cosas que podemos cambiar. No podemos estar todo el tiempo quejándonos y procurando estar en cosas que no podemos cambiar, porque no intervinimos. No tenemos incidencia ni en la baja de los impuestos, ni si va a bajar o subir el gasoil. Somos productores rurales y no estamos en la política”.
Reforzó la idea, explicando que “nos quejamos y nadie nos escucha, porque los productores rurales somos minoría en los votantes y no tenemos peso. Lisa y llanamente nos tenemos que dedicar a lo que sabemos, que es producir, y tratar de pelear esas situaciones que nos llevan en contra, con estas que nos juegan a favor”.

 
MÁS OPCIONES
“Mientras más opciones existan para el productor, mejor”, sintetizó el ingeniero agrónomo Diego Gimeno. “El tiempo dirá, si hay opciones que no son válidas se morirán solas y las que son buenas van a perdurar”, precisó el técnico del SUL.
Y fue más claro al afirmar que “en cada raza los nuevos biotipos fueron los productores quienes las propusieron. No fueron centros experimentales ni nada”, dijo.
Respecto al por qué de las razas elegidas para llegar al Merilin Plus, manifestó que “el Merino pasa por la finura de su lana y color, y el Finnish por la prolificidad”. Recordó que “en un experimento que tuvo el INIA y Central Lanera, dio un alto porcentaje de parición de 206%, con mellizos, trillizos y cuatrillizos”.
En el sistema del proyecto Merilin Plus hay actualmente 1.700 hembras, de las cuales hay Merilin puras, otras en vías de Merilin Plus. Hay 300 corderos Merilin Plus, ya hijos de Merilin Plus. “Lo que estamos viendo en vellones y datos objetivos, son lanas de 21 micras en borregos; es un animal moderno, destapado (el productor no lo necesita desojar), y con mucha prolificidad”, agregó.
Destacó la complementariedad entre el equipo técnico del SUL e INIA, con los integrantes de la Sociedad de Criadores de Merilin, que permite trabajar “en un buen ambiente”. Y puntualizó que “cuando hay diferentes aportes, con gente positiva, estas cosas pueden tener éxito”.

Fuente: El Telegrafo

Publicidad